Población infantil

VUPACI participa en las jornadas sobre los derechos de los niños y adolescentes

VUPACI participa en las jornadas sobre los derechos de los niños y adolescentes

La Universidad Complutense de Madrid acoge este miércoles la jornada ‘Compromiso con la infancia y sus derechos de ciudadanía’ que reflexionará sobre el desarrollo de los estudios sobre la infancia, poniendo el foco en la cuestión del ejercicio de la ciudadanía de niñas, niños y adolescentes.

La Universidad Complutense de Madrid se incardinó en la corriente internacional de los nuevos estudios de infancia hace más de una década. Primero con la creación del título propio de Experto en Políticas Sociales de Infancia, enseguida con la integración del mismo en la Red Europea de Máster en Derechos de los Niños (CREAN), más tarde con la participación en proyectos europeos, como así mismo en el desarrollo de proyectos de investigación y recientemente con la creación de la Revista Complutense SOCIEDAD E INFANCIAS y con el proyecto de MAGISTER EN POLÍTICAS SOCIALES DE INFANCIA Y ADOLESCENCIA.


Fecha: 28 de febrero 2018, 19:00 horas

Lugar: Salón Actos Pabellón Gobierno UCM (c/ Isaac Peral s/n)

Más Informaciónhttps://www.ucm.es/encuentros/infanciayciudadania

Incripción gratuita en https://eventos.ucm.es/go/infanciayciudadania

Entrada libre hasta completar aforo.

El acto será emitido en streaming en https://www.ucm.es/directo 

#INFANCIAyCIUDADANIA


La Universidad Complutense de Madrid acoge este miércoles la jornada ‘Compromiso con la infancia y sus derechos de ciudadanía’ que reflexionará sobre el desarrollo de los estudios sobre la infancia, poniendo el foco en la cuestión del ejercicio de la ciudadanía de niñas, niños y adolescentes. La jornada está organizada por Encuentros Complutense, en colaboración con el Grupo de Sociología de la Infancia y la Adolescencia, Ediciones Complutense y Aldeas Infantiles SOS, informa la universidad en un comunicado. En el encuentro intervendrán Antonio López Fonseca (director de Ediciones Complutense), Paloma Román Marugán (directora del Centro Superior Estudios de Gestión), Jesús Leal Maldonado (director de la revista Sociedad e Infancias), Elisa Brey (codirectora del Máster en Políticas Sociales de Infancia, de la UCM), Ignacio Campoy (Instituto Bartolomé de las Casas, Universidad Carlos III), Lourdes Gaitán (grupo de Sociología de la Infancia y la Adolescencia), Carles López (Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes CANAE), Heike Freire (directora de Cuadernos de Pedagogía), Marta Domínguez (directora de la revista Sociedad e Infancias y del Máster en Políticas de Infancia y Adolescencia, de la UCM), Pedro Puig (presidente de Aldeas Infantiles SOS), Kepa Larrañaga (presidente de la asociación GSIA). El debate se centrará en el análisis de si la sociedad actual –“plural, abierta, heterogénea y diferenciada”– da cabida al ejercicio de ciudadanía por parte de niños y adolescentes, quienes en sus prácticas cotidianas están dando pruebas de un protagonismo “activo y real”. La Universidad Complutense se incorporó a los nuevos estudios internacionales de infancia hace más de una década, con la creación del título propio de Experto en Políticas Sociales de Infancia, integrado en la Red Europea de Máster en Derechos de los Niños (CREAN). El compromiso Complutense con la infancia se amplió más tarde con la participación en proyectos europeos, el desarrollo de líneas de investigación y, recientemente, con la creación de la revista Sociedad e Infancias y con el proyecto de Magister en Políticas Sociales de Infancia y Adolescencia.


Programa:

  • AperturaLa Universidad como institución de creación y diseminación del conocimiento.
    • Ponentes:
      • Antonio López Fonseca. Director Ediciones Complutense.
      • Paloma Román Marugán. Directora Centro Superior Estudios de Gestión.
  • Moderador: Jesús Leal Maldonado. Director de la Revista Sociedad e Infancias.

 

  • Panel¿Es posible que niños, niñas y adolescentes ejerzan su ciudadanía?
    • Ponentes:
      • Ignacio Campoy (Instituto Bartolomé de las Casas. Universidad Carlos III)
      • Lourdes Gaitán (Grupo de Sociología de la Infancia y la Adolescencia)
      • Carles López (Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes CANAE)
  • Modera: Heike Freire (Periodista, directora de Cuadernos de Pedagogía)

 

  • ColoquioCompromiso de la Universidad y colaboración con la sociedad civil
    •  Ponentes:
      • Marta Domínguez. Directora Revista Sociedad e Infancias y del Master en Políticas de Infancia y Adolescencia. UCM
      • Pedro Puig. Presidente de Aldeas Infantiles SOS
      • Kepa Larrañaga. Presidente Asociación GSIA.
  • Conduce y modera: Elisa Brey. Co-directora Máster Políticas Sociales de Infancia y Adolescencia.

 

Enlace para el visionado en directo:

Encuentros Complutense. “ COMPROMISO CON LA INFANCIA Y SUS DERECHOS DE CIUDADANÍA

Enlace para ver la noticia:

UCM: Compromiso con la infancia y sus derechos de ciudadanía

Posted by moon in blog, 0 comments
VUPACI y volumen 2 revista sociedad e infancias

VUPACI y volumen 2 revista sociedad e infancias

Volumen 2: “Los derechos de ciudadanía de niños, niñas y adolescentes”

Sociedad e Infancias es una revista interdisciplinaria, cuyo objetivo es promover el conocimiento científico sobre las vidas de los niños, niñas y adolescentes, principalmente en el ámbito español, portugués e iberoamericano y orientado en la línea de los nuevos estudios de infancia.


Busca contribuciones

  • Fecha límite de recepción de artículos: 1 de marzo de 2018
  • Publicación: Julio 2018

 

La imagen hegemónica de un niño (o niña o adolescente) lo señala como un ser humano en formación, incompleto y en consecuencia dependiente, incapaz de actuar por sí mismo, inclusive privado de un juicio moral correcto. La imagen del niño está construida como reverso de la imagen del adulto, concebido como ciudadano de pleno derecho. Esta estricta concepción jurídico-política de ciudadanía se encuentra actualmente desbordada, dando paso a unas prácticas que se reconocen como las de una ciudadanía más plural, abierta, heterogénea y diferenciada. La cuestión es ver si el debate actual sobre ciudadanía puede dar cabida al reconocimiento de niños, niñas y adolescentes como actores en el ejercicio de su ciudadanía (civil, política y social). Todo ello partiendo de la evidencia empírica, así como de los conocimientos producidos por los actuales estudios de infancia.

La sección monográfica de este segundo número de Sociedad e Infancias se dedicará a las contribuciones que aporten luz sobre este tema, sus fundamentos y sus manifestaciones en los diferentes ámbitos geográficos, culturales y sociales que constituyen el marco de referencia para esta revista.

 


Tipos de originales aceptados

  • Artículos para la sección monográfica: Trabajos originales, de carácter teórico o empírico, que versen sobre el tema de los derechos de ciudadanía de la población infantil y adolescente.
  • Artículos para la sección miscelánea: Trabajos originales, de carácter teórico o empírico, sobre cualquier otro tema referido a la infancia y adolescencia y/o al estudio de las vidas de niños, niñas o adolescentes.
    • Recensiones: Trabajos de evaluación y análisis crítico de una obra que verse sobre alguno de los temas de interés para la revista.
    • Otras colaboraciones: Sección abierta a diferentes aportaciones que den muestra de la actividad en el campo de la investigación aplicada, la intervención social, la defensa de los derechos o el desarrollo y evaluación de proyectos; especialmente de aquellas  que hayan contado con la participación activa de niños, niñas y adolescentes.

Se aceptarán contribuciones escritas tanto en español como en portugués.

 


 

Forma de envío

El envío de cualquier tipo de contribuciones se realizará a través de la página web de la revista:  http://revistas.ucm.es/index.php/SOCI donde figuran en detalle las normas para autores.

Contacto: Secretaría de la Revista: sociedadeinfancia@ucm.es

 

Posted by moon in Sin categoría, 0 comments
VUPACI: Marta Domínguez habla de los niños en la ciudad.

VUPACI: Marta Domínguez habla de los niños en la ciudad.

 Cambios de ayer a hoy y diferencias por clases

A menudo los padres piensan que los hábitos de vida de sus hijos no son adecuados, que no les hacen felices o que las formas de vida de las generaciones anteriores permitían a los hijos crecer en un ambiente más saludable y menos hostil. Las gestión del tiempo y del uso de las nuevas tecnologías plantea nuevos retos familiares.

Al final del artículo proporcionamos el enlace directo al audio, sería seleccionar el programa 104 (su duración aprox. serían los primero 10 mins)

Mismos niños, nuevos juegos. ¿Menos saludables?

 (Articulo originalmente publicado en: www.efesalud.com)Por Ana Marcos González

La socióloga Marta Domínguez analiza esta nueva realidad y desmitifica algunas de las ideas más frecuentes sobre la infancia

Los tiempos cambian, y las personas se adaptan a la nueva realidad. Lo mismo ocurre con los niños. Según Marta Domínguez, profesora de la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Grupo de Sociología de la Infancia y la Adolescencia (GSIA), estas transformaciones afectan a todos los ámbitos.

“Han cambiado las ciudades, el hábitat donde viven, las formas de ir al colegio -antes se iba andando y ahora en coche-, el ocio… Todo es un nuevo marco que hace que las personas también hayan cambiado”. Sin embargo, una cosa queda clara: los niños siguen siendo niños, con las mismas características básicas a nivel de desarrollo, aprendizaje y evolución que antes.

Las tecnologías también han supuesto un paso de gigante en los últimos años. Lo abrumador de esta realidad ha preocupado a los padres. Un miedo a las redes que la socióloga considera excesivo. “Muchos padres siguen con la idea más antigua del contacto cara a cara y hay una cierta reticencia a decir que están enganchados al móvil“. Sin embargo, Marta Domínguez defiende que las relaciones cara a cara no han desaparecido, y les da una gran importancia.

Una cosa no suple la otra”. Ejemplifica, para demostrarlo, con el mundo empresarial: pese a que estamos más conectados globalmente, el cara a cara no se pierde. “Cada vez es más más importante el centro de las ciudades para que se reúnan las personas, alguien coge un avión para ir a ver, expresamente, a otra persona lejana…”.

Cree que ocurre igual en la infancia, y que el móvil en la actualidad equivale a las horas de uso del teléfono fijo en el pasado, con la salvedad de que antes esta vía de comunicación era mucho más cara. “No hay que tener miedo, con un buen uso son formas de comunicación complementarias”.

Pese a ello, considera que este uso debe establecerse dentro de unos límites, y pone en la ausencia de estos el foco del problema, pero pide a los padres que no se sientan culpables. “Son un resultado de un sistema económico y productivo que nos vuelve locos a todos”.

Cuestión de tiempo

El ritmo laboral obliga a los padres a ocupar el tiempo en que no pueden estar con sus hijos con distintas actividades extraescolares, algo que Marta Domínguez considera contraproducente. “La salud pasa por estar en contacto con uno mismo, con conocer sus necesidades, sus particularidades, y yo creo que estamos desconectados, que hacemos niños desconectados”.

Además, recomienda elegir estas actividades en coordinación con ellos, preguntarles qué les apetece hacer. “Vamos a pararnos un momento a ver qué necesitan, qué quieren… Observa, habla, escucha”.

La socióloga también enfatiza en la importancia de la educación emocional y en valores, dado que las emociones están muy ligadas al aprendizaje. Esta formación en valores cobra relevancia en el mundo actual, donde priman los méritos, los títulos, la competitividad y ser el número uno en el ámbito que corresponda. Un sistema del que los niños son producto. “Si se trata de desarrollar las potencialidades de cada uno, personalmente creo que ser el número uno no es una condición para ello”.

La situación económica familiar también adquiere relevancia en el desarrollo del niño. Algunos crecen a mayor velocidad porque se ven obligados a adquirir una serie de responsabilidades antes que el resto de las personas de su edad.

Un ejemplo de esto son los hijos de inmigrantes, cuyos padres no pueden cuidar de ellos porque están cuidando a los hijos de esas clases altas que tienen que hacer esa vida independiente”. No obstante, también existe el ejemplo contrario: “Hijos de familias con mejor situación económica a los que les eligen la vida que han de hacer, algo que deja muy poca cabida a la responsabilidad”.

 

Marta Domínguez destaca que los niños son muy permeables y muy abiertos. “Yo creo que la responsabilidad es nuestra, que serán lo que les ayudemos a ser. La responsabilidad es nuestra”.

 

Enlace directo al artículo:

efesalud

 

Enlace al audio del programa :

programa 104

Posted by moon in blog, 0 comments
VUPACI: ¿Están los niños en situación de vulnerabilidad?

VUPACI: ¿Están los niños en situación de vulnerabilidad?

España vuelve a ser protagonista dentro del conjunto europeo, no solo en la tendencia de la pobreza infantil sino también en la juvenil. Lo más llamativo de este ranking es que a pesar de que éramos uno de los países con niveles más bajos que los países vecinos, hemos alcanzado uno de los niveles más altos. Actualmente las palabras pobreza y exclusión están a la orden del día, pero no solo porque afecte a los grupos de edad más jóvenes, sino que también repercute al resto, como la tercera edad.

Un artículo de Irene Lebrusán Murillo

(Artículo originalmente publicado en:http://agendapublica.elperiodico.com)

 

UN SISTEMA PROTECTOR DESIGUAL: POBREZA COMPARADA EN MAYORES Y NIÑOS

 

Hace unos días EAPN España constataba que más de 123 millones de personas viven en riesgo de pobreza o exclusión en Europa. Lo elevado de las cifras y su terrible significado me hicieron recordar a un profesor de psicología social que nos contaba que cuando el riesgo, y especialmente la cantidad de afectados, resultaban muy elevados, las personas tendían a minimizar su importancia, no asumiéndolo como real. Y más aún, imagino, cuando sucede en  “ese ente” que es Europa.

Pero si Europa parece lejana, o las cifras hacen que se pierda el sentido y que no parezca “real”, concretemos esta cuestión en España, donde 1 de cada 3 personas vive en riesgo de exclusión o pobreza. Estas proporciones ponen de manifiesto que el sistema de bienestar (o sistemas) no disponen de mecanismos suficientes para proteger y garantizar la calidad de vida de sus ciudadanos, ni en España ni en Europa.

Recuerdo también un artículo, publicado hace algunos años por Eurostat, que señalaba que “la forma más efectiva de salir de la pobreza es a través del mercado laboral”. Y así, con esa afirmación, exculpatoria de las negligencias de los sistemas de protección, se quedaban tan anchos. Parecían no contemplar siquiera la realidad de determinados grupos de población que quedan, por motivos diversos, excluidos del mercado laboral. Incluso sin discutir sobre cuestiones relativas a la desigualdad social y de oportunidades, ¿qué sucede con aquellos que no pueden trabajar por motivos de edad?

Esta cuestión y el reparto de la pobreza entre los grupos de edad que quedan fuera del “supuesto amparo” del mercado laboral son los objetos centrales de un trabajo de Juan J. Fernández para el Observatorio de la Caixa. Concretamente, el autor compara la situación de pobreza entre aquellos que ya han dejado el mercado laboral (vejez) y quienes aún no han entrado en el mismo (niños y jóvenes que aun queriendo, no consiguen comenzar su carrera laboral).

Fernández examina la equidad de la protección social de estos grupos dependientes económicamente y cómo ha evolucionado su pobreza comparada. Su análisis señala que, mientras que los mayores encuentran amparo bajo el sistema redistributivo, aumenta la desprotección de los grupos de la base de la pirámide. Esto habría generado no solo una diferenciación intergeneracional, sino que confirmaría para España la realidad que señalaban Unicef o autores como Portillo para países muy lejanos de la Unión Europea, en la que la mayoría de los niños son pobres y la mayoría de los pobres son niños.


Extraído de Fernández (2017).


Ciertamente, el sistema de protección social no está diseñado para proteger a todos los grupos etarios de la misma manera. El inicio de la protección social en España fue lento, costoso y se centró en la pobreza que en ese momento resultaba más persistente: la de la vejez.

La lentitud del sistema de protección para implementar políticas de redistribución adecuadas vuelve a manifestarse en la actualidad, cuando son otros grupos los que están en riesgo. El sistema no es capaz de adecuarse al cambio de signo económico que ya antes de la crisis se manifestaba, y se muestra carente de políticas eficaces o formas de intervención que palien la pobreza infantil y juvenil.

Los avances (conseguidos no hace tanto) en la protección de la vejez contrastan así con la inexistencia de mecanismos que aseguren unos mínimos de calidad de vida en otras edades. Esto implica, por tanto, una quiebra del principio de justicia intergeneracional, según el que los distintos grupos de edad deben gozar de niveles similares de bienestar.

Este incumplimiento no se produce solo en España, sino que los vecinos europeos también registran una preocupante desprotección de las edades más jóvenes.


Extraído de Fernández (2016).


Aun así, España vuelve a destacar negativamente en el conjunto europeo: no solo la tendencia en la pobreza juvenil e infantil es ascendente (como en Francia o Grecia), sino que, comparativamente, registramos los aumentos más elevados en ambos ratios. Lo preocupante en España no es la propia desigualdad entre las edades, sino el rápido aumento de la misma, y específicamente el pico que se contempla tras 2011, presumiblemente cuando las prestaciones por desempleo finalizan o caen a mínimos para muchas familias. Lo escandaloso de todo esto es que, partiendo de unos niveles muchos más bajos que sus vecinos, al final de la serie España alcanza los niveles más elevados. Tampoco consigue remontar realmente en los años más recientes.

Pero hay que leer más allá cuando hablamos de una exclusión que se ceba en la base de la pirámide. Cuando hablamos de la pobreza en estas edades estamos señalando dos cosas. Por un lado, ni el mercado laboral funciona para los más jóvenes (ya, ya, no es para los únicos para los que falla), ni el sistema de protección dispone alternativas redistributivas que palien el impacto que esto tiene. Y por otro, pone de relieve que carecemos de políticas familiares con las que enfrentar esta situación, o siquiera de un sistema de cobertura específico para proteger a la infancia de la exclusión social.

Pero que no nos confundan estos datos. La mayor pobreza y exclusión de los niños y jóvenes no implica riqueza en la tercera edad, ni siquiera que no exista exclusión social entre los mayores de 65 años, y especialmente entre los (y sobre todo las) más mayores dentro del grupo de la vejez. Lo que los datos ponen de manifiesto es la ineficacia del sistema de bienestar para proteger a las familias, a las que no proporciona los mecanismos suficientes para cubrir las necesidades de los más jóvenes. 

En cualquier caso, tanto España como Europa muestran sin duda un panorama de futuro nada apetecible. Este es otro aspecto sobre el que es necesario reflexionar: esos jóvenes, que hoy se enfrentan a difíciles comienzos de sus carreras laborales, se harán viejos algún día y su derecho a la protección dependerá de sus historiales de cotización. Entonces será cuando realmente podamos comprobar el daño que ha hecho la crisis y el funcionamiento de un sistema de protección que, aunque hoy protege en mayor medida a los mayores, plantea recortes. Esperemos que la mejora de los ratios en el futuro se produzca por un aumento de protección a los niños y jóvenes, y no debido a recortes sobre los futuros viejos.

Artículo realizado con la colaboración del Observatorio Social de “la Caixa”

Dejamos el enlace directo al artículo en el siguiente link:
Posted by moon in blog, Sin categoría, 0 comments
VUPACI y la realidad sobre la pobreza infantil en España

VUPACI y la realidad sobre la pobreza infantil en España

Tras los últimos acontecimientos en relación con Cataluña, han vuelto a salir como argumentos principales en las discusión en las redes sociales que “aquí no hay pobreza infantil” y “que si un niño va al colegio sin desayunar era por falta de hambre“, pero sin embargo, a pesar de que resulte difícil encontrar datos que muestren esta realidad, no podemos negarla.

La situación de los niños menores de 6 años están en riesgo de pobreza en España, posicionando a este país en el 3er puesto de la UE con Pobreza infantil. Pero, ¿qué significa que estos niños están en riesgo de pobreza? Irene Lebrusán nos cuenta con mayor detalle este tema tan importante.

Un artículo de Irene Lebrusán Murillo

(Artículo originalmente publicado en:http://agendapublica.elperiodico.com)

POBREZA INFANTIL EN ESPAÑA ¿ES REAL SI NO LA TENGO CERCA?

La situación política en Cataluña ha sido el centro de atención en los últimos días, poniendo de manifiesto problemas ya sospechados de nuestro sistema político, pero sobre todo, nos ha servido para discutir. Mucho. Twitter, el patio de vecinos peor avenido, ha sido escenario de discusiones entre amigos virtuales y también de los de la vida real, de unfollows y otros comportamientos de la vida virtual que a mí me ha costado seguir. En medio de las discusiones, más o menos educadas, sí me sorprendió que una de las armas arrojadizas, repetida además en varios hilos, fuese la de la pobreza infantil, y de si el sentimiento patriótico se preocupaba o no por la vulnerabilidad de los menores. Ante este argumento, en más de una ocasión, otra persona (o varias) contestaba: “Esto es (métase el territorio que cada persona considere), aquí no hay pobreza infantil”.

Mi sorpresa no la despertaba tanto la cuestión de esgrimir la situación infantil como arma arrojadiza (se hace más a menudo de lo que pudiera parecer, y sirve para justificar o atacar diferentes posturas respecto a distintos temas) como esa idea persistente de que en España si un niño va al cole sin desayunar, es porque se levantó sin hambre.

No me malinterpreten; mi intención es poner el punto de atención sobre el desconocimiento que tenemos acerca de nuestra propia situación social y cierta tendencia a negar que en España, la “estabilización” de la crisis o los supuestos “brotes verdes” no solo no han acabado con la pobreza, sino que se ha recrudecido entre los menores. Muy al contrario, España es el tercer país en pobreza infantil en la UE.

La negación de la pobreza, en niños u otros grupos de edad, no es exclusiva de las redes sociales; parece que nos resistimos a creer que en España 70.510 personas residen en viviendas que no tienen acceso al agua corriente, que 39.766 mayores de 65 años no tienen inodoro en el interior de su vivienda (datos censo 2011, INE) o que haya crecido en un 56% el número de hogares conformados por dos adultos y dos niños que viven con menos de 700 euros al mes.

Por una parte, es natural que queramos negarnos a reconocer esta realidad (las elevadas cifras de pobreza en nuestro país tienen unas implicaciones que cuesta reconocer) pero también es verdad que los datos no son fácilmente accesibles para todo el mundo, por lo que es comprensible que generalicemos a partir de nuestra realidad más inmediata.

Villarroya y Verani, en su trabajo para el Observatori Social la Caixa, nos facilitan la labor de búsqueda de los datos y realizan una serie de barómetros de inclusión social que podemos utilizar para reflexionar sobre la pobreza infantil en España. Vamos a empezar por los más pequeños:


Gráfico 1. Porcentaje de niños menores de 6 años en riesgo de pobreza

Fuente: Villarroya y Bellani (Observatorio Social de “la Caixa”).


La situación de los niños menores de 6 años en riesgo de pobreza en España no solo muestra una tendencia al alza, sino que supera la situación que se produce tanto si comparamos con la Unión Europea (27 países) como si comparamos con Alemania, Noruega o Italia, especialmente para las fechas más recientes. La idea de que los niños noruegos estaban mejor que los españoles podía intuirse antes de ver los datos, pero es que también presentamos peores datos que países como Italia y Portugal -que no están precisamente en una situación desahogada-. Sin embargo, más que la peor posición comparativa (no es que los otros países tengan resuelto este problema) lo que resulta preocupante la tendencia y el gran aumento 2013-2014 (el mayor aumento en España de toda la serie).

Pero, ¿qué significa que estos niños están en riesgo de pobreza? La población en riesgo de pobreza es aquella que reside en hogares con ingresos anuales inferiores al del umbral de pobreza, que se establece en el 60% de la renta mediana disponible. Es decir, hogares que incluso después de las transferencias sociales como son la prestación por desempleo o pensiones de todo tipo, siguen teniendo unos ingresos que están por debajo de la renta mediana disponible equivalente. Esto es más comprensible con el siguiente ejemplo: según la información que proporciona la Encuesta de Condiciones de Vida del año 2015 en España, el valor del umbral de pobreza de un hogar de una sola persona era de 8.011 euros anuales, el de un hogar formado por 2 adultos y 2 niños menores de 14 años era de 16.823 euros anuales. Los hogares con unos ingresos anuales inferiores a éstos estarían considerados en riesgo de pobreza.

No es solo que los niños presenten una mayor inclinación a la pobreza que otros grupos de edad sino que tener hijos se convierte en acelerante de la pobreza: los hogares con hijos dependientes a cargo tienen una tasa de riesgo de pobreza mayor que la que presentan los hogares sin hijos dependientes. Asimismo, el valor de la tasa de riesgo de pobreza aumenta en los hogares formados por un adulto con al menos un hijo dependiente a cargo o en aquellos hogares en los que ninguno de los dos progenitores trabaja. Si esta asociación ausencia de empleo-pobreza en hogares con niños es esperable, es el aumento del riesgo en la serie 2007-2012 lo que preocupa, especialmente cuando nuestros vecinos portugueses, que en esta variable presentan valores más elevados en toda la serie, consiguen una tendencia a la baja mientras que España empeora:


Gráfico 2. Porcentaje de niños menores de 15 años en los que ninguno de los dos progenitores trabaja y que, por tanto, se halla en mayor riesgo de pobreza y/o exclusión social.

Fuente: Villarroya y Bellani  (Observatorio Social de “la Caixa”).


¿Qué nos dice este gráfico? Que cuando los hogares con hijos pierden sus trabajos, incluso tras las transferencias sociales que les corresponden, no pueden evitar estar en situación de pobreza. Es decir, el Estado de Bienestar español no dispone de suficientes mecanismos para evitar situaciones de pobreza infantil. Pero además, una vez que los niños están en situación de pobreza (sea cual sea su hogar y situación) les va a costar más salir de la pobreza que a los niños de otros países europeos:


Gráfico 3. Duración de la pobreza relativa en hogares con niños menores de 15 años

Fuente: Observatorio Social de “la Caixa”


No estamos por lo tanto ante “situaciones puntuales” en las que los hogares tienen ingresos más bajos de lo habitual, sino que estas situaciones de ingresos inferiores a los del umbral de pobreza se dilatan en el tiempo, de modo que estamos antes una pobreza persistente. Así, de los países señalados, y en referencia al periodo de 4 años que mide la estadística (no porque la pobreza no dure más, sino porque los problemas de medición nos impiden conocer datos más allá de ese periodo de tiempo) en España los niños pobres lo son durante más tiempo.

Hay mucho más que decir sobre la pobreza infantil, pero de manera muy breve, estos gráficos nos ayudan a constatar que la pobreza en los niños no solo está lejos de ser resuelta, sino que su persistencia en el tiempo y la tendencia en los años recientes apuntan a un elevado riesgo de que este problema pase a convertirse en un rasgo definitorio de la sociedad española.

Artículo realizado con la colaboración del Observatorio Social de “la Caixa”

Dejamos el enlace directo al artículo en el siguiente link:

Pobreza infantil en España

Posted by moon in Sin categoría, 0 comments