Madrid

VUPACI: “Los olvidados de Madrid”

Dentro de la Comunidad de Madrid, el 46% de los hogares tienen dificultades para llegar a final de mes. Dato que supone casi un 50% de la población roza la desigualdad según datos del INE, e incluso un 34% de las familias no podrían hacer frente a gastos imprevistos. De ese total un 17% se encuentra en riesgo real de pobreza, y un 8% no podría tener recursos para afrontar el invierno.
(Articulo originalmente publicado en https://elpais.com)
Por: Juan José Mateo y Luca Costantini

 Ana, Carlos, Sara y Ryan tienen historias muy diferentes, pero en ellas hay elementos en común. Son todos vecinos del distrito de Vicálvaro, una zona donde la esperanza de vida media es dos años inferior a la de otros distritos del norte, como Barajas o Chamartín. Vicálvaro también tiene el mayor porcentaje de parados sin prestación social de la capital, y el relato de estos vecinos revela que las dificultades económicas marcan a fuego la calidad de su vida. El paro, los números rojos, la enfermedad, el hambre, la posibilidad de perder su hogar y el miedo al futuro alimentan sus preocupaciones.

“Hemos llegado a añadir agua a la leche para darle de comer a nuestros hijos”, lamentan Ryan y Sara, que tienen tres niños pequeños. Llegaron a Madrid desde Marruecos hace 16 años y vivieron un desahucio hace dos. Ahora residen en un piso protegido, pero con miedo a perderlo cada tres meses.

“En invierno llegamos a tener encendida la calefacción una vez a la semana. Solo un ratito, porque se dispara la factura”, tercia Carlos, que trabajó durante años en el sector de la seguridad, está en paro, y ahora vive con su madre.

“Sin trabajo tienes que ahorrar en todo: comprar menos frutas y menos carne, y las ayudas no son suficientes (para compensarlo)”, remata Ana. “Cada año mejoran las calles del distrito, pero tienen que mejorar la vida de las personas. ¿Qué me importa a mí si las aceras son más anchas o no?”, lamenta esta vecina de Vicálvaro “de toda la vida”, que vive con 500 euros al mes.

Todos tienen palabras duras para el Ayuntamiento de la capital y para el Gobierno de la Comunidad. Y todos prefieren usar nombres ficticios por miedo a las supuestas “represalias” de los servicios sociales. De ellos dependen para cobrar la renta mínima de inserción, una ayuda de entre 400 y 700 euros mensuales, en función del tamaño de la familia, de la que se benefician 25.859 personas. Ana dice que un error administrativo le costó no percibirla durante dos meses. Estuvo a punto de perder el piso, todo su presente y gran parte de su futuro. “¿Qué quieren, que vaya a robar?”, se pregunta.

Frontera geográfica y vital

Ese interrogante resume la desesperación de una parte de la población madrileña, a la que no ha llegado la bonanza de la que disfruta el resto. En 2017, la Comunidad registró el mejor PIB por habitante de España: 33.809 euros, una cifra 35,2% superior a la media, que fue de 24.999 euros. Madrid también está por debajo de la media nacional en casi todos los indicadores que alertan a los gestores sobre la pobreza y las dificultades de sus ciudadanos. Y en ninguna otra región de Europa se vive tanto tiempo (85,2 años, según Eurostat) como en esta.

Sin embargo, una frontera invisible recorre la Comunidad, separando a los ciudadanos. A veces es geográfica: el norte rico frente al sur pobre. En ocasiones es de infraestructuras, servicios e ingresos: dependiendo del barrio de la capital en el que uno viva, puede llegar a morirse hasta tres años antes que en las zonas mejor dotadas. Siempre es dramática: en una región boyante, que lidera la economía española y la inversión extranjera, se multiplican los proyectos vitales cancelados por la falta de recursos.

“En la capital, hay unas diferencias brutales. Y en la Comunidad de Madrid no tiene nada que ver el norte con el sur”, fotografía Eva López Simón, de UGT. “Es el nivel económico, el educativo, la alimentación, el estilo de vida saludable, la sanidad”, razona para explicar el 20,6% de tasa de riesgo de pobreza o exclusión que registra la región, donde el 21,4% de las personas no puede permitirse ir de vacaciones una vez al año y el 7% se ha retrasado en algún momento en el pago de la hipoteca o la cuota de la comunidad de vecinos. “Al final, es un tema económico y laboral: zona con mucho paro y zona con nivel económico más alto”.

“Los barrios del sur son bastante más vulnerables que los del norte”, coinciden sobre la capital los profesores Roberto Losada y Rubén Sánchez Medero, de la Universidad Carlos III, que analizan el desequilibrio territorial a través de la inteligencia artificial. “Los factores más determinantes son la renta media del hogar y la tasa media de paro entre los mayores de 45 años”.

La Comunidad y el Ayuntamiento

Para combatir esas desigualdades, la Comunidad ha incrementado el presupuesto de políticas sociales un 26% en lo que va de legislatura, alcanzando los 1.729 millones. La Administración destina 120 millones a becas y ayudas al estudio; más de 33 a convenios con las entidades locales que se encargan de la atención social primaria; y otros 30 a financiar proyectos de acogida e integración de 151.117 personas en situaciones de vulnerabilidad.

“El Gobierno de la Comunidad combate la pobreza y la exclusión social promoviendo las condiciones económicas necesarias para que se generen más oportunidades de trabajo; protegiendo el acceso y la calidad de los servicios públicos esenciales, la educación y la sanidad; y estableciendo mecanismos de protección social”, argumenta un portavoz regional, que recuerda que el Ejecutivo de Ángel Garrido ha entregado 2.400 viviendas sociales en lo que va de legislatura, que ha impulsado un bono social para rebajar el recibo del agua a quienes cobren una pensión de viudedad inferior a los 1.000 euros, y que ha promovido un programa de reducción de rentas de alquiler social del que se benefician 8.000 familias al año.

El Ayuntamiento de Madrid, por su parte, asegura que durante este mandato ha presupuestado un 24% más de fondos para los distritos vulnerables que hace cuatro años, aunque la oposición habla de baja ejecución del gasto. Asimismo, el equipo de Manuela Carmena subraya la puesta en marcha de políticas de reequilibrio territorial y los nuevos programas de cuidado, como la creación de los equipos de actuación distrital, que se consolidarán: “Tenemos en Usera, Villaverde, Carabanchel, Latina, Vicálvaro, Moratalaz, Retiro, Ciudad Lineal, Barajas y San Blas- Canillejas, y en Vallecas tienen el Vallecas Labora. Reforzaremos la presencia en estos distritos vulnerables”, explican fuentes municipales.

Detrás de esos fríos datos hay personas. Hombres, mujeres, niños. Familias que dependen de la pensión de los abuelos para subsistir. Gente que no podría salir adelante sin las ayudas de la Administración. Afectados por la desigualdad con nombres y apellidos, como Julio.

“Hoy tenía que estar haciendo un curso como carretillero, de mozo de almacén. No pude ir porque no tengo dinero para coger el autobús”, cuenta este dominicano afincado en España desde hace más de un decenio. “No tengo con qué comprar el bono, mucho menos los 4 euros diarios que tenía que gastar durante un mes y medio para ir”, añade este peluquero residente en la capital. “Estamos viviendo mis dos hermanas, una sobrina y yo apeñaditos, porque el piso tiene dos habitaciones y hay que alquilar una” cuenta. “Hace mucho tiempo que no veo un filete. Y del pescado, la cabeza. Como arrocito. Alubia pinta. Cosas baratas de marca blanca para que rindan los cinco euros que podemos gastarnos. Lo importante es no dejarse morir de hambre”.


UN ALGORITMO PARA DETECTAR LA VULNERABILIDAD DE LOS BARRIOS

La vulnerabilidad de los barrios es algo que se puede medir de manera objetiva. De ello están convencidos los profesores Roberto Losada y Rubén Sánchez Medero, del departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Carlos III de Madrid, que han elaborado, gracias a expertos en Inteligencia Artificial del centro académico, un algoritmo para actualizar en tiempo real la situación económico y social de los barrios de la capital. Su trabajo se dirige al Ayuntamiento de la capital, con el que han firmado un contrato para el proyecto. “Su finalidad es igualar el desarrollo, para que la diferencia entre el peor y el mejor barrio sea la menor posible”, resumen en conversación con EL PAÍS.

El algoritmo combina las opiniones de varios expertos del sector (en el marco del llamado proceso de análisis jerárquico). De esta manera, espera lograr el mayor consenso posible sobre el cálculo de la desigualdad. Para ello usan indicadores como la renta media del hogar, la tasa media de paro, el crecimiento demográfico y la educación, entre otros. Estos “indicadores del grado de vulnerabilidad de los barrios” se actualizan automáticamente a través de los datos que posee el Consistorio capitalino.

Así, el sistema ordena en un listado en continua actualización cuáles son las zonas de Madrid que más sufren, y las que menos. Los barrios de San Diego, Entrevías, Numancia, Portazgo (Vallecas) y San Cristóbal (Villaverde) son, según el último muestreo, los peor parados de la capital. Los más desarrollados se encuentran en Moncloa-Aravaca, Chamartín y Salamanca. Aunque el algoritmo permite saber si hay zonas que empeoran sus condiciones. La Guindalera, por ejemplo, en el distrito de Salamanca, tiene niveles de vulnerabilidad mayores que los barrios colindantes.

Gracias a este análisis, el Ayuntamiento tiene un instrumento para comprender dónde invertir y en qué medida. El afán de los investigadores de la Carlos III es que esas inversiones municipales se moldeen sobre su ranking de vulnerabilidad. En 2017, tras firmar el acuerdo con esta Universidad, el Consistorio anunció la puesta en marcha de 74 millones de euros para reequilibrar el territorio. Una cifra cuestionada por la oposición, que alerta de la baja ejecución de dicho gasto.

El gobierno de Manuela Carmena,  no obstante, relanza. Fuentes municipales señalan que para 2018 el 63% del importe del Fondo de Reequilibrio Territorial se destinarán a actuaciones a desarrollar los ocho distritos considerados más vulnerables: Latina, Carabanchel, Usera, Puente de Vallecas, Villaverde, Villa de Vallecas, Vicálvaro y San Blas.

La importancia de estos distritos es también electoral. A pocos meses de las elecciones municipales de mayo, mucho se jugará en esos distritos. Se trata de zonas muy pobladas de Madrid, que en los últimos tres comicios decantaron su voto hacia el partido que luego ganó las elecciones. Así fue en las dos victorias de Alberto Ruiz-Gallardón, cuya formación, el PP, logró en esos barrios muy buenos resultados. Y en 2015, Ahora Madrid arrasó literalmente, haciendo suyo cada uno de los ocho distritos del sur más vulnerables. Confirmar esos datos en 2019 será clave para que Carmena revalide la alcaldía.

Dejamos el enlace directo al artículo en el siguiente link:

Desigualdad: los olvidados

 

Posted by moon in blog, 0 comments
VUPACI participó en las jornadas de la Esa RN37  Urban Sociology

VUPACI participó en las jornadas de la Esa RN37 Urban Sociology

Inequality and uncertainty:  current challenges for cities

El pasado 28 de julio tuvieron lugar las jornadas de la Esa RN37 en donde participaron Jesus Leal ( como Key Speaker), Daniel Sorando (como organizacion y comunicación), Marta Domínguez (como comité cientifico, chair y comunicación) y Andres Walliser (como comunicación). En ellas se trataron las noticias mas relevantes sobre las ciudades europeas, las cuales muestran una creciente preocupacion sobre las desigualdades sociales urbanas.

Esta preocupación se relaciona con el aumento de las desigualdades urbanas en un período de crisis donde ha habido una demanda política de austeridad y estancamiento de los salarios al mismo tiempo que los beneficios y salarios de los gerentes y directores estaban aumentando considerablemente, marcando una distancia clara con el resto de la sociedad. Esta creciente brecha es solo un ejemplo de la distancia entre grupos sociales, entre los cuales las categorías sociales, étnicas, de género y educativas que producen el aumento de la segregación en la mayoría de las ciudades europeas también deberían ser consideradas, como algunas investigaciones han demostrado recientemente.

La presentación analizó estas desigualdades sociales en relación con los análisis simples de la desigualdad económica, mostrando que hay más causas explicativas de los procesos de segregación y gentrificación que las diferencias en salarios o ingresos que siempre se mencionan. Para obtener un conocimiento más profundo de estos procesos, compararemos con precisión dos ciudades españolas, Madrid y Barcelona, ​​tratando de comprender la diferencia entre ellas en los procesos de segregación y los patrones espaciales.

 

Para más información:

Página oficial

Programa:
Posted by moon in Sin categoría, 0 comments
VUPACI participa en un articulo acerca del espacio publico y la creación de redes sociales

VUPACI participa en un articulo acerca del espacio publico y la creación de redes sociales

El control de las conductas sociales a través de la arquitectura

Un artículo publiado por Alberto Barbieri con la colaboración de Pedro Uceda

La arquitectura hostil, o defensiva, es una tendencia de diseño urbano donde los espacios públicos se construyen o alteran para desalentar su utilización indebida. La protagoniza un ‘mobiliario a vocación disciplinaria’, según la definición de algunos sociólogos. Los más afectados por esta estrategia son las personas sin hogar y los que más explotarían los espacios de agregación: los jóvenes.

Objetos, luces y sonidos hostiles

Un símbolo de la arquitectura defensiva es el Camden Bench, el objeto urbano ‘anti-todo’. Instalado por primera vez en Londres en 2012, en estebloque de hormigón es imposible dormir, no tiene grietas en las que se pueda acumular suciedad, es antirrobo, anti-skaters, porque sus bordes dificultan el deslizamiento, y anti-graffiti, por su recubrimiento que repele la pintura. Se puede usar solo para sentarse, aunque de una forma un tanto incómoda.

En muchas ciudades del mundo han proliferado los bancos con un brazo metálico en el medio, de asiento individual o hasta verticales, para estar de pie. También es cada vez más común el uso de pinchos para que las personas no se puedan sentar enfrente de escaparates y portales, o el de bolardos para limitar el acceso a zonas de agrupación.

Cada vez son más frecuentes los bancos con brazos metálicos para evitar a indigentes y cualquier uso que no sea sentarse
Cada vez son más frecuentes los bancos con brazos metálicos para evitar a indigentes y cualquier uso que no sea sentarse (VictorHuang / Getty Images/iStockphoto)

También se usan métodos más sofisticados. En Portland, EE.UU., emplearon la música clásica como elemento disuasivo para la agregación juvenil. Como si para los adolescentes, Bach y Mahler fueran una especie de insecticida. Otras ciudades utilizan generadores de zumbido de alta frecuencia, que resultan molestos especialmente para los menores de 25 años. En el Reino Unido se han construido barrios residenciales con una iluminación rosa que resalta las imperfecciones de los adolescentes y así desalentarlos a salir de casa por la noche.

La iluminación azul se usa en cambio para que los toxicómanos no puedan verse las venas, mientras que en el metro de Tokio, la emplearon para reducir el número de suicidios, gracias a los efectos calmantes de ese color. En Alemania, las paredes de algunas estaciones han sido recubiertas por una pintura hidrofóbica que ‘rebota’ el líquido en los zapatos de quien las use como orinal.

Un atajo ineficaz

Las administraciones más propensas a utilizar dichos recursos son las de las ciudades más ricas y grandes, que deben hacer frente a una gran cantidad de personas e inconvenientes. “El Ayuntamiento de Barcelonano contempla la utilización de mobiliario hostil o defensivo y apuesta por soluciones concretas en relación a conductas incívicas”, aseguran fuentes municipales de la capital catalana.

Con elementos como estos impiden que nadie pueda sentarse frente a los escaparates
Con elementos como estos impiden que nadie pueda sentarse frente a los escaparates (Tempura / Getty Images)

Sin embargo, no se trata solo de los elementos disuasorios, como explica Pedro Uceda Navas, profesor de Sociología Urbana de la Complutense de Madrid: “Una plaza sin zonas verdes, granítica, con equipamientos infantiles inadecuados, puede ser ‘vendida’ por el gobierno local como una rehabilitación del espacio, pero no favorece el uso del mismo por las vecinas y los vecinos”.

Las opciones defensivas eliminan la necesidad de vigilancia e intervención humana, pero más que ofrecer soluciones a los problemas, buscan re-ubicarlos o ocultarlos, según la lógica NIMBY (no en mi patio trasero). “La instalación de cámaras de vigilancia en ciertos puntos de la ciudad, son intentos de disuadir actos delictivos, pero también restringen el uso de ciertos colectivos y no hacen otra cosa que desplazar los espacios donde pueden suceder esos hechos delictivos”, asegura Uceda. Más o menos lo mismo que pasa con las palomas.

Estos populares pinchos hace años que evitan que se posen las palomas
Estos populares pinchos hace años que evitan que se posen las palomas (KeremYucel / Getty Images/iStockphoto)

Solución técnica a un problema social

La arquitectura hostil, de alguna manera, pretende reemplazar el estado del bienestar, con soluciones que abordan desde un punto de vista meramente técnico los síntomas de un problema social, obviando considerar sus causas. Además, hay que tener en cuenta que estas actuaciones urbanísticas limitan también el uso del espacio público al resto de ciudadanos y merman su libertad.

Aparentemente las administraciones locales son conscientes de la miopía de la estrategia defensiva. En Badalona, la administración ha sustituido algunos de los bancos individuales por otros modelos más colectivos a petición ciudadana. En Madrid, la alcaldesa Carmena ha retirado los pinchos de la fuente de Sol para que vuelva a ser utilizada como asiento.

“Las problemáticas y conflictos se tienen que abordar desde diferentes ámbitos como campañas de sensibilización o la participación de servicios sociales”, aseguran desde Barcelona. Por su parte, el Ayuntamiento de Badalona considera que medidas como la “arquitectura hostil no van a la raíz de los posibles conflictos y, además, tienen el peligro de criminalizar ciertos colectivos como por ejemplo la juventud, los migrantes o las personas sin techo”.

Lo cierto es que faltan baños públicos, los albergues municipales suelen encontrarse en las zonas más periféricas de las ciudades y peatonalizar o dedicar suelo al verde urbano es tarea hercúlea. Por otro lado, la educación cívica brilla por su ausencia en los colegios españoles, por muchas recomendaciones del Consejo de Europa y aprender a respetar el espacio de todos parece una quimera.

La perdida de los espacios públicos

Si a la planificación de espacios públicos hostiles, se le añade el impacto que han tenido los terribles atentados de los últimos años, el resultado es el nacimiento de una cultura de la seguridad, percibida más que real, que repercute en lo que llamamos espacios de agregación. No solo no podemos, sino que ya ni queremos agregarnos.

Por otro lado, y no menos importante, está el hecho de que muchos espacios públicos se han convertido en zonas comerciales alquiladas a grandes empresas, donde el individuo es más consumidor que ciudadano. Es el fenómeno que el historiador de la arquitectura Iain Borden ha llamado ‘mallification’, es decir, la transformación de las ciudades en grades superficie al aire libre.

Los espacios públicos han sido conquistados por una arquitectura hostil
Los espacios públicos han sido conquistados por una arquitectura hostil (benedek / Getty Images/iStockphoto)

Vivimos en la época de las ciudades escaparate, donde el orden y el decoro son perseguidos, sobre todo, para la tranquilidad de compradores y turistas. Cada vez es más difícil encontrar un lugar para sentarse en un espacio público, sin la obligación de consumir bienes o servicios. En esta especie de teatro colectivo, problemas como la pobreza y la marginación deben quedarse bien escondidos debajo de la alfombra o muy lejos de la vista.

El ciudadano no debería resignarse al aislamiento dentro de una falsa burbuja de seguridad, y tampoco aceptar el degrado, sino aspirar a ser protagonista en la creación de la ciudad en la que quiere vivir. Como dice el profesor Uceda, “los espacios públicos deben ser inclusivos, favorecer la permanencia en ellos y poder ser reconocidos como algo propio del individuo. En otras palabras, debemos apropiarnos de los espacios públicos, y no dejar que nos digan cómo tenemos que utilizarlos”.

 

Acceso al artículo original:

espacio público y su papel en la Ciudad para la creación de redes

Posted by moon in Sin categoría, 0 comments
VUPACI participa en el II Congreso internacional de sociología y antropología

VUPACI participa en el II Congreso internacional de sociología y antropología

El centro de la ciudad ¿para quién?: el impacto de la turistificación, la gentrificación y la estudentificación.

Logotipo de pie de página

El año 2017 ha sido declarado por las Naciones Unidas como Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo. Tal y como afirma la OMT, el Año Internacional aspira a sensibilizar a los responsables de tomar decisiones y al público en general de la contribución del turismo sostenible al desarrollo, movilizando a la vez a todos los grupos de interés para que trabajen juntos para hacer del turismo un catalizador de cambio positivo. En este contexto, el Grupo de Trabajo “Turismo, gobernanza y desarrollo local” pretende promover la reflexión sobre la importancia de que los destinos turísticos desarrollen un entorno de gobernanza bien estructurado para favorecer el desarrollo turístico sostenible. Se propone la consideración de las cuatro dimensiones de la sostenibilidad: la económica, la medioambiental, la social-cultural y la de gestión del destino.  Es precisamente en estas dos últimas en las que se hace énfasis desde este Grupo de Trabajo. Se ofrece un foro de discusión sobre la relación entre la gobernabilidad de los destinos, el desarrollo sostenible y el desarrollo local en el que se avance en el conocimiento sobre temas tales como:

  • La noción de gobernanza a diferentes niveles: subnacional, nacional e internacional y las acciones necesarias para su fortalecimiento.
  • La cooperación público-público y público-privada en el desarrollo de turismo. Redes de organizaciones, redes de colaboración y redes de políticas públicas.
  • Experiencias innovadoras de colaboración entre agentes para garantizar la sostenibilidad económica, medioambiental y social-cultural.
  • La capacidad de influencia de la población local y agentes no gubernamentales en el desarrollo turístico. El concepto de participación ciudadana.
  • Viabilidad política de procesos de desarrollo turístico que favorezcan el desarrollo local y la satisfacción de los visitantes.

Coordinadoras: Ana Goytia (Universidad de Deusto), Marta Domínguez (Universidad Complutense de Madrid) y Montserrat Crespi (Universidad de Barcelona).

 


PROGRAMA

Jueves, 1 de marzo de 2018

09:00 – Recogida de material y acreditaciones

10:00 – Presentación del congreso

11:00 – Pausa café

11:30 – 1ª sesión de los grupos de trabajo

14:00 – Comida en el Club Social III de la UA

16:00 – Simposium 1: Retos para la investigación social del turismo en Latinoamérica

18:00 – 2ª sesión de los grupos de trabajo

21:30 – Cena-cóctel en el Restaurante Aldebarán (en el Real Club de Regatas de Alicante).

 

Viernes, 2 de marzo de 2018

09:30 – 3ª sesión de los grupos de trabajo

11:30 – Pausa café

12:00 – Simposium 2: Coloquio interdisciplinar (o lo que podríamos aprender los unos de los otros)

14:00 – Comida en el Club Social III de la UA

16:00 – Taller: orientaciones prácticas para publicar un trabajo de investigación social en turismo

17:30 – 4ª sesión de los grupos de trabajo

19:00 – Clausura a cargo de Antón Álvarez Sousa y Agustín Santana, presidentes del Comité Científico, y de Raquel Huete, Directora General de Turismo de la Generalitat Valenciana.

19:45 – Reunión de los comités


 

Para acceder a la página web:

II Congreso Internacional de Sociología y Antropología del Turismo

Posted by moon in blog, 0 comments
(VUPACI) Los espacios urbanos se pueden reconquistar

(VUPACI) Los espacios urbanos se pueden reconquistar

Antes la vida la hacíamos en la calle”, está junto a muchas más expresiones similares parece que se han quedado en la época de nuestros abuelos. No obstante, en la actualidad, esta dinámica se está transformando, dando lugar a un mayor disfrute por parte de más colectivos de las zonas verde y urbanas. La existencia de estas zonas verdes contribuye a la creación de la identidad con el barrio, ya que forma parte de los elementos que tenga este, introduciendo y beneficiando lo vínculos sociales entre sus vecinos en espacios naturales.

 

 

(Articulo originalmente publicado en https://elpais.com)

Por Ana Camarero 

“Las familias reconquistan los parques urbanos”

Una peculiaridad que ha diferenciado a lo largo de los siglos la cultura mediterránea, de la que formamos parte, de otras es el uso que sus habitantes hacían de las plazas o los parques de las ciudades para divertirse, establecer nuevas amistades o simplemente disfrutar del entorno. Quién no ha oído decir a nuestros abuelos, “antes la vida la hacíamos en la calle”. Sin embargo, en los últimos años, el desarrollo de un nuevo modelo urbanístico en el que se fomentó la construcción de edificios de viviendas con grandes patios interiores o de viviendas unifamiliares alejó a las familias de estas zonas de esparcimiento. Los parques y zonas verdes dejaron de ser sitios donde poder encontrarse con el “otro”.

Esta tendencia parece que está cambiando y cada vez son más las personas que disfrutan de los parques y zonas verdes urbanas de manera colectiva. Es habitual ver a un conjunto de personas mayores paseando a buen ritmo por sus caminos, familias celebrando los cumpleaños de alguno de sus miembros, grupos de jóvenes reunidos escuchando música, grupos de personas practicando deportes como el running, taichi o pilates, grupos de mamás intercambiando experiencias de su recién estrenada maternidad, o a un creciente número de dueños de perros que en ocasiones ocupan importantes zonas, llevando, a veces, a conflictos de uso con otros usuarios.

Nuria Bautista, consejera técnica de la Dirección General de Agua y Zonas Verdes del Ayuntamiento de Madrid, apunta que ““los parques siempre han sido punto de encuentro, ocio y esparcimiento para los ciudadanos, y esa es su función, además de mejorar la biodiversidad y la calidad de vida de una ciudad. Hace ya tiempo que se vienen utilizando como lugares para celebrar reuniones con familiares y amigos”.

Según apuntan los expertos, la existencia de zonas verdes y parques urbanos es un factor de suma importancia en la calidad de vida de las ciudades, entendida como una combinación de las condiciones del medio ambiente – calidad del aire y del agua, nivel de ruido, tipo de vivienda o accesibilidad- y de los niveles de bienestar alcanzados en algunos atributos intrínsecos de la persona –salud, educación, etc.-. La existencia de áreas verdes tiene efectos positivos sobre la conciencia ambiental de la población además de ser un elemento de identificación de los residentes de un barrio con sus espacios públicos, favoreciendo la construcción de valores comunes y creando vínculos sociales entre los ciudadanos. Una circunstancia, esta última, que según algunos estudios, solo tiene éxito si la comunidad se ve implicada en la participación, uso, disfrute y creación de estos espacios naturales.

Marta Domínguez Pérez, profesora de la Universidad Complutense de Madrid y presidenta del Comité de Sociología Urbana de la Federación Española de Sociología, describe cuáles son actualmente las tendencias del uso de las zonas verdes por parte de los distintos modelos de sociedad. Según Domínguez, en el caso de las ciudades neoliberales, “los modelos desarrollados han favorecido un repliegue social, fomentado el individualismo, la pérdida del sentido de la calle como espacio de encuentro, y mostrando al otro, al diferente, como aquella persona del que hay que defenderse. Además, se ha favorecido la privatización del espacio público, de la vida social y el individualismo como forma de vida. Como exponente diferenciador de este tipo de modelos de sociedad está el desarrollo de las periferias urbanas”. Un modelo que difiere del desarrollado en países del sur de Europa (Grecia, Italia, España y Portugal), en los que, según Domínguez, “el carácter social de sus gentes, favorecido por el clima y el familismo, genera diferentes manera de disfrutar de parques y zonas verdes”.

Domínguez enumera varios motivos que han desencadenado este nuevo acercamiento de la población al uso de los parques en nuestras ciudades. En primer lugar, motivos económicos; la llegada de inmigrantes y el incremento de las desigualdades han propiciado un mayor interés por los espacios públicos donde no hay que pagar, asociado a la crisis económica y al hacinamiento, que en muchas ocasiones viven en sus propias casas, incurriendo en muchas ocasiones en el monopolio de estos espacios públicos. Según Domínguez, “en la actualidad, en los colegios, para evitar segregación y exclusión de niños en cumpleaños, se tiende a integrar a todos en la celebración de cumpleaños. Este tipo de eventos celebrados en espacios privados resultan muy caros y no hay economía que lo soporte. Además, estas zonas ofrecen menús poco saludables y actividades que aportan poco y que se disfrutan en espacios pequeños y agobiantes en los que estás obligado a compartir con otros niños que cumplen también años. Sin embargo, también proliferan ofertas más exclusivas de cumpleaños que se desarrollan en espacios privados, lo que ocasiona, una tendencia a la dualidad”. En relación con los jóvenes, Domínguez apunta que parte de la población juvenil ha recuperado los parques ante la crisis económica y la falta de alternativas al ocio, “frente a la oferta exclusiva de la que disfrutan las élites”.

En segundo lugar; los motivos ideológicos de la búsqueda de lo público, de espacios abiertos que faciliten la inclusión. En opinión de Domínguez, este tipo de espacios “favorecen la socialización, la apertura al otro, estimula la mezcla social, no mediatizada por la accesibilidad económica. A esto se une, el acercamiento con el medio ambiente, que está favorecido por el clima”.

La idea es que estamos volviendo al urbanismo tradicional preocupado por los servicios sociales, los equipamientos y la recuperación de las relaciones personales entre los ciudadanos. En este sentido, Domínguez explica que “las nuevas tendencias en Europa se dirigen hacia la recuperación de espacios, plazas o calles, la peatonalización de las calles o la creación de nuevas zonas verdes. En el sur, es un valor diferencial que hay que poner de manifiesto. Lo que buscan en el mundo y en Europa, aquí ya lo tenemos. Por ello, es importante que lo cultivemos, cuidemos y preservemos. El espacio público es un lugar de encuentro y la esencia de la ciudad frente a la separación, la segregación o la exclusión”.

Espacios públicos, creados para el disfrute de grandes y pequeños, que debemos respetar. Nuria Bautista señala que “no hay que olvidar que es responsabilidad de todos mantener los parques en perfecto estado, que no se puede tirar basura al suelo, arrancar o pisar las plantas, molestar a los animales, tirar colillas encendidas o apagadas, hacer fuego o llevar cocinas para preparar la comida. También es obligación de cualquier usuario de una zona verde recoger los excrementos de las mascotas, no hacer excesivo ruido, para no molestar a otros ciudadanos que tienen el mismo derecho a disfrutar de los parques, ni practicar juegos o deportes en zonas no acotadas para los mismos”. Normas de convivencia que debemos tener en cuenta para seguir disfrutando de los parques y jardines que tenemos en las ciudades.

 

Dejamos el enlace directo al artículo en el siguiente link:

Las familias reconquistan los parques urbanos

Posted by moon in blog, Sin categoría, 0 comments
Presencia VUPACI en el acto sobre la turistificación de la ciudad de Madrid

Presencia VUPACI en el acto sobre la turistificación de la ciudad de Madrid

La IP del proyecto VUPACI, Marta Domínguez, como los investigadores Daniel Sorando y Pedro Uceda; fueron invitados a la “Fila 0” del acto organizado por el Ayuntamiento de Madrid para debatir sobre el efecto de las viviendas turísicas en la ciudad.

Representantes de Amsterdam, Londres, Barcelona y MAdrid pusieron sobre la mesa el impacto que este tiepo de viviendas tiene sobre los barrios de distintas ciudades así como medidas para poder combatir las negatividades que afectan a los espacios urbanos.

Desde VUPACI es siemp’re relevante mantener el contacto con las investigaciones y realidades que se dan en las diferentes ciudades europeas y favorecer el debate crítico sobre fenómenos que afectan a las mismas.

Posted by moon in Sin categoría, 0 comments
VUPACI y Alvaro Ardura: aprendiendo sobre la turistificación

VUPACI y Alvaro Ardura: aprendiendo sobre la turistificación

Los arquitectos Álvaro Ardura, profesor asociado en el Dpto. de Urbanismo de la UPM e Íñigo Llorente, impartieron un interesante seminario sobre Turistificación en la ciudad de Madrid y los efectos de Airbnb sobre el espacio urbano.

En este seminario, salieron a relucir términos asociados al Proyecto VUPACI, tales como desigualdad espacial y social, gentrificación, participación y movilización ciudadana; así como herramientas que permiten la medición y la georreferención aproximada de este fenómeno en las ciudades europeas. Esta colaboración es fruto del trabajo del grupo de Investigación GISMAT de la Universidad Complutense de MAdrid, con diferentes grupos de investigacion de múltiples disciplinas.

 

Posted by moon in blog, Sin categoría, 0 comments
Estudio de las Transformaciones del Espacio Social

Estudio de las Transformaciones del Espacio Social

La vida en ciudades está cada vez más extendida. El 80% de la población mundial vivirá en breve en el ámbito urbano. Es por esto que es considerado como el hábitat normalizado para la población.

La ciudad es el lugar de encuentro y de relación entre los actores diferentes y heterogéneos que conforman la sociedad. No solo es un espacio físico, un contenedor a diseñar sino que ha de ser entendido como espacio donde tienen lugar dichas relaciones sociales. Estas relaciones sociales han de tender hacia la mejora del bienestar y la calidad de vida para la mayor parte de la población. Por tanto, el diseño urbano, el acondicionamiento de los espacios, el respeto al medio ambiente, las estructuras justas y equilibradas, serán los objetivos de los técnicos e investigadores preocupados por lo urbano.

Como primer artículo de investigación en este ‘espacio de encuentro de estudios urbanos’, compartimos un proyecto realizado en 2013-2014 por los alumnos de la asignatura Transformaciones del Espacio Social e Intervenciones Urbanas, del Máster Universitario en Sociología Aplicada: Problemas Sociales (MUSAPS). Se trata de un Estudio de las Transformaciones del Espacio Social, aplicado a la calle de La Fe en Madrid, realizado por Daniel Martín, Halkawt Mohammed, Carlos Molina, Ma. Ángeles Pacheco y Bo Pang.

Os dejamos el link al artículo completo:
Estudio de las Transformaciones del Espacio Social

y a continuación un pequeño abstract:
A través del análisis de una calle del barrio de Embajadores (Calle de la Fe), muy cercana a la plaza de Lavapiés, se analizan las relaciones cotidianas en este espacio publico, entre los residentes de distinta procedencia, los no residentes, etc. Esto es, el pequeño comercio, los vecinos tradicionales, los inmigrantes, los turistas, los jóvenes visitantes, los gentries, etc. que se encuentran en esta calle. Cómo se distribuyen en el espacio y también en el tiempo haciendo uso de ella a similares o distintas horas y en similares o distintos espacios. Lo que se comprueba es que algunos colectivos habitan el mismo espacio publico sin encontrarse y cómo otros pueden establecer relaciones conflictivas, al tiempo que otros coexisten pacíficamente. El análisis del espacio publico es un termómetro del ritmo y calidad de la ciudad revelándose como uno de los más importantes en el análisis de lo urbano.
_

Posted by moon in blog, 0 comments