espacio público

VUPACI participa en un articulo acerca del espacio publico y la creación de redes sociales

VUPACI participa en un articulo acerca del espacio publico y la creación de redes sociales

El control de las conductas sociales a través de la arquitectura

Un artículo publiado por Alberto Barbieri con la colaboración de Pedro Uceda

La arquitectura hostil, o defensiva, es una tendencia de diseño urbano donde los espacios públicos se construyen o alteran para desalentar su utilización indebida. La protagoniza un ‘mobiliario a vocación disciplinaria’, según la definición de algunos sociólogos. Los más afectados por esta estrategia son las personas sin hogar y los que más explotarían los espacios de agregación: los jóvenes.

Objetos, luces y sonidos hostiles

Un símbolo de la arquitectura defensiva es el Camden Bench, el objeto urbano ‘anti-todo’. Instalado por primera vez en Londres en 2012, en estebloque de hormigón es imposible dormir, no tiene grietas en las que se pueda acumular suciedad, es antirrobo, anti-skaters, porque sus bordes dificultan el deslizamiento, y anti-graffiti, por su recubrimiento que repele la pintura. Se puede usar solo para sentarse, aunque de una forma un tanto incómoda.

En muchas ciudades del mundo han proliferado los bancos con un brazo metálico en el medio, de asiento individual o hasta verticales, para estar de pie. También es cada vez más común el uso de pinchos para que las personas no se puedan sentar enfrente de escaparates y portales, o el de bolardos para limitar el acceso a zonas de agrupación.

Cada vez son más frecuentes los bancos con brazos metálicos para evitar a indigentes y cualquier uso que no sea sentarse
Cada vez son más frecuentes los bancos con brazos metálicos para evitar a indigentes y cualquier uso que no sea sentarse (VictorHuang / Getty Images/iStockphoto)

También se usan métodos más sofisticados. En Portland, EE.UU., emplearon la música clásica como elemento disuasivo para la agregación juvenil. Como si para los adolescentes, Bach y Mahler fueran una especie de insecticida. Otras ciudades utilizan generadores de zumbido de alta frecuencia, que resultan molestos especialmente para los menores de 25 años. En el Reino Unido se han construido barrios residenciales con una iluminación rosa que resalta las imperfecciones de los adolescentes y así desalentarlos a salir de casa por la noche.

La iluminación azul se usa en cambio para que los toxicómanos no puedan verse las venas, mientras que en el metro de Tokio, la emplearon para reducir el número de suicidios, gracias a los efectos calmantes de ese color. En Alemania, las paredes de algunas estaciones han sido recubiertas por una pintura hidrofóbica que ‘rebota’ el líquido en los zapatos de quien las use como orinal.

Un atajo ineficaz

Las administraciones más propensas a utilizar dichos recursos son las de las ciudades más ricas y grandes, que deben hacer frente a una gran cantidad de personas e inconvenientes. “El Ayuntamiento de Barcelonano contempla la utilización de mobiliario hostil o defensivo y apuesta por soluciones concretas en relación a conductas incívicas”, aseguran fuentes municipales de la capital catalana.

Con elementos como estos impiden que nadie pueda sentarse frente a los escaparates
Con elementos como estos impiden que nadie pueda sentarse frente a los escaparates (Tempura / Getty Images)

Sin embargo, no se trata solo de los elementos disuasorios, como explica Pedro Uceda Navas, profesor de Sociología Urbana de la Complutense de Madrid: “Una plaza sin zonas verdes, granítica, con equipamientos infantiles inadecuados, puede ser ‘vendida’ por el gobierno local como una rehabilitación del espacio, pero no favorece el uso del mismo por las vecinas y los vecinos”.

Las opciones defensivas eliminan la necesidad de vigilancia e intervención humana, pero más que ofrecer soluciones a los problemas, buscan re-ubicarlos o ocultarlos, según la lógica NIMBY (no en mi patio trasero). “La instalación de cámaras de vigilancia en ciertos puntos de la ciudad, son intentos de disuadir actos delictivos, pero también restringen el uso de ciertos colectivos y no hacen otra cosa que desplazar los espacios donde pueden suceder esos hechos delictivos”, asegura Uceda. Más o menos lo mismo que pasa con las palomas.

Estos populares pinchos hace años que evitan que se posen las palomas
Estos populares pinchos hace años que evitan que se posen las palomas (KeremYucel / Getty Images/iStockphoto)

Solución técnica a un problema social

La arquitectura hostil, de alguna manera, pretende reemplazar el estado del bienestar, con soluciones que abordan desde un punto de vista meramente técnico los síntomas de un problema social, obviando considerar sus causas. Además, hay que tener en cuenta que estas actuaciones urbanísticas limitan también el uso del espacio público al resto de ciudadanos y merman su libertad.

Aparentemente las administraciones locales son conscientes de la miopía de la estrategia defensiva. En Badalona, la administración ha sustituido algunos de los bancos individuales por otros modelos más colectivos a petición ciudadana. En Madrid, la alcaldesa Carmena ha retirado los pinchos de la fuente de Sol para que vuelva a ser utilizada como asiento.

“Las problemáticas y conflictos se tienen que abordar desde diferentes ámbitos como campañas de sensibilización o la participación de servicios sociales”, aseguran desde Barcelona. Por su parte, el Ayuntamiento de Badalona considera que medidas como la “arquitectura hostil no van a la raíz de los posibles conflictos y, además, tienen el peligro de criminalizar ciertos colectivos como por ejemplo la juventud, los migrantes o las personas sin techo”.

Lo cierto es que faltan baños públicos, los albergues municipales suelen encontrarse en las zonas más periféricas de las ciudades y peatonalizar o dedicar suelo al verde urbano es tarea hercúlea. Por otro lado, la educación cívica brilla por su ausencia en los colegios españoles, por muchas recomendaciones del Consejo de Europa y aprender a respetar el espacio de todos parece una quimera.

La perdida de los espacios públicos

Si a la planificación de espacios públicos hostiles, se le añade el impacto que han tenido los terribles atentados de los últimos años, el resultado es el nacimiento de una cultura de la seguridad, percibida más que real, que repercute en lo que llamamos espacios de agregación. No solo no podemos, sino que ya ni queremos agregarnos.

Por otro lado, y no menos importante, está el hecho de que muchos espacios públicos se han convertido en zonas comerciales alquiladas a grandes empresas, donde el individuo es más consumidor que ciudadano. Es el fenómeno que el historiador de la arquitectura Iain Borden ha llamado ‘mallification’, es decir, la transformación de las ciudades en grades superficie al aire libre.

Los espacios públicos han sido conquistados por una arquitectura hostil
Los espacios públicos han sido conquistados por una arquitectura hostil (benedek / Getty Images/iStockphoto)

Vivimos en la época de las ciudades escaparate, donde el orden y el decoro son perseguidos, sobre todo, para la tranquilidad de compradores y turistas. Cada vez es más difícil encontrar un lugar para sentarse en un espacio público, sin la obligación de consumir bienes o servicios. En esta especie de teatro colectivo, problemas como la pobreza y la marginación deben quedarse bien escondidos debajo de la alfombra o muy lejos de la vista.

El ciudadano no debería resignarse al aislamiento dentro de una falsa burbuja de seguridad, y tampoco aceptar el degrado, sino aspirar a ser protagonista en la creación de la ciudad en la que quiere vivir. Como dice el profesor Uceda, “los espacios públicos deben ser inclusivos, favorecer la permanencia en ellos y poder ser reconocidos como algo propio del individuo. En otras palabras, debemos apropiarnos de los espacios públicos, y no dejar que nos digan cómo tenemos que utilizarlos”.

 

Acceso al artículo original:

espacio público y su papel en la Ciudad para la creación de redes

Posted by moon in Sin categoría, 0 comments
VUPACI participa en el I ENCUENTRO INTERNACIONAL DE BARRIOS DE VALLECAS

VUPACI participa en el I ENCUENTRO INTERNACIONAL DE BARRIOS DE VALLECAS


Este taller se centró en la puesta en común y evaluación de la realidad de la participación ciudadana. Mediante un proceso de interacción en el aula por parte de los participantes, se reflexionó acerca de los retos de la movilización social, de la importancia de las redes locales, de los problemas de comunicación con las Instituciones Locales, etc.; creando con ello un mapa de la realidad de los procesos de participación vecinal en las áreas urbanas en la actualidad.


VALLECAS + UPM

Colaboración entre las Juntas de Puente y Villa de Vallecas y la Universidad Politécnica de Madrid

El I Encuentro Internacional de Barrios (EBVK) es un seminario internacional de iniciativas y profesionales orientados al trabajo en estos barrios. Impulsado por el distrito de Villa Vallecas, pionero en la innovación social y participación ciudadana, toma como punto de partida la participación de las entidades ciudadanas y vecinos y vecinas de Villa de Vallecas para enfrentar el reto de promover el reequilibrio territorial en barrios desfavorecidos desde la perspectiva urbanística y social.

El Encuentro, que tiene como principales objetivos potenciar el trabajo en red de los diferentes agentes sociales y de los distintos barrios y crear un banco de recursos,  se organiza en dos días:

1º jornada: Busca establecer un marco general gracias a tres conferencias de expertos internacionales y a una mesa redonda en la que se discuturán desde un punto de vista local las cuestiones planteadas en el marco global.

2º jornada: Enfocada en los barrios, busca generar redes y detectar recursos mediante la presentación de seis experiencias concretas en barrios y de su posterior discusión en seis grupos de trabajo y puesta en común.

El desarrollo los días previos al encuentro de la Universidad Social de Vallecas (USVK), dará la posibilidad de generar sinergias entre ambos y recoger parte del conocimiento y de las discusiones generadas.

El Encuentro se desarrollará del 27 al 28 de octubre en el Centro Juvenil El Sitio de mi Recreo, situado en el distrito de Villa de Vallecas.


EXPERIENCIAS EBVK

Partiendo de la discusión abierta en la primera jornada, gracias a las conferencias de Ana Rodríguez, Jorge Mario Jaúregui y Lourdes García Vázquez, la segunda jornada busca establecer las bases para la formación de una red de barrios que aproveche sinergias y comparta recursos.

Para alcanzar los objetivos previstos, en primer lugar, se presentarán seis experiencias concretas en barrios, tres nacionales y tres internacionales, que por un lado muestren las necesidades que llevaron a plantear las distintas acciones en ellos y por otro expongan los recursos desarrollados para tratar de cubrirlas y mejorar la calidad de vida en ellos. En segundo lugar y partiendo de estas, se desarrollarán seis talleres.


TALLERES EBVK

Partiendo de la discusión abierta en la primera jornada, la segunda busca establecer las bases para la formación de una red de barrios que aproveche sinergias y comparta recursos. Para alcanzar estos objetivos previstos, tras la presentación de las seis experiencias, se desarrollarán los seis talleres relacionados con ellas.

Por un lado, la posibilidad de crear redes se apoya en los elementos compartidos, los problemas y necesidades, que se sitúan en el centro de las demandas de todos los barrios, y sus potencialidades y valores, que son la punta de lanza de la mejora de su situación.

Por otro lado, la creación de un banco de recursos está vinculada a su identificación, conocimiento y activación. Para ello se ha distinguido entre recursos que dan lugar en su cruce con las necesidades y potencialidades de los barrios a los siguientes talleres temáticos:

  • de las personas (Conocimiento y aprendizaje y Particip-acción),
  • tangibles (Comunes urbanos y  Economía Social)
  • intangibles (Cultura e imaginarios colectivos y Ciudadanía en red)

PARTICIP-ACCION EN LOS BARRIOS:

La lucha vecinal como motor de cambio social: objetivos y demandas.

Aitana Alguacil Denche – Socióloga
Pedro Uceda Navas – Doctor en sociología,Profesor asociado UCM.
Experiencia vinculada: Barrios Ignorados de Andalucía.(ANDALUCÍA)

En términos de participación ciudadana, la década de los cincuenta del pasado siglo en el Estado Español se convierte en un ejemplo europeo de movilización social por la lucha de derechos y libertades democráticas y mejora de las condiciones de vida en las áreas urbanas periféricas y degradadas, carentes de servicios. En la actualidad, y fruto de la evolución en el tiempo, la aparición de nuevos y diversos factores han terminado por difuminar los objetivos y alcances de esta lucha vecinal pero sin conseguir apartarla totalmente del escenario político y social. Podría decirse que el viejo movimiento asociativo ciudadano está en una fase de tránsito y transformación tanto de sus métodos de intervención, como de reformulación de objetivos y contenidos acordes a la realidad social que han de enfrentar.
Este taller se centra en la puesta en común de la realidad de la participación ciudadana, tratando de reflejar por un lado los objetivos que fijan las diferentes entidades sociales a “escala de barrio” y a “escala de ciudad”, así como las estrategias que éstas utilizan para hacer visible su movilización.
Mediante un proceso de interacción en el aula por parte de los participantes, se reflexionará acerca de los retos y del alcance de la movilización social, de la evaluación de los objetivos propuestos, de la importancia de las redes locales, de los problemas de comunicación con las Instituciones Locales, etc.; creando con ello un mapa de la realidad de los procesos de participación vecinal en las áreas urbanas en la actualidad.

Enlace al programa de las jornadas:

Encuentro internacional de VK

Triptico

Dossier

Conferencias

Posted by moon in Sin categoría, 0 comments
Estudio de las Transformaciones del Espacio Social

Estudio de las Transformaciones del Espacio Social

La vida en ciudades está cada vez más extendida. El 80% de la población mundial vivirá en breve en el ámbito urbano. Es por esto que es considerado como el hábitat normalizado para la población.

La ciudad es el lugar de encuentro y de relación entre los actores diferentes y heterogéneos que conforman la sociedad. No solo es un espacio físico, un contenedor a diseñar sino que ha de ser entendido como espacio donde tienen lugar dichas relaciones sociales. Estas relaciones sociales han de tender hacia la mejora del bienestar y la calidad de vida para la mayor parte de la población. Por tanto, el diseño urbano, el acondicionamiento de los espacios, el respeto al medio ambiente, las estructuras justas y equilibradas, serán los objetivos de los técnicos e investigadores preocupados por lo urbano.

Como primer artículo de investigación en este ‘espacio de encuentro de estudios urbanos’, compartimos un proyecto realizado en 2013-2014 por los alumnos de la asignatura Transformaciones del Espacio Social e Intervenciones Urbanas, del Máster Universitario en Sociología Aplicada: Problemas Sociales (MUSAPS). Se trata de un Estudio de las Transformaciones del Espacio Social, aplicado a la calle de La Fe en Madrid, realizado por Daniel Martín, Halkawt Mohammed, Carlos Molina, Ma. Ángeles Pacheco y Bo Pang.

Os dejamos el link al artículo completo:
Estudio de las Transformaciones del Espacio Social

y a continuación un pequeño abstract:
A través del análisis de una calle del barrio de Embajadores (Calle de la Fe), muy cercana a la plaza de Lavapiés, se analizan las relaciones cotidianas en este espacio publico, entre los residentes de distinta procedencia, los no residentes, etc. Esto es, el pequeño comercio, los vecinos tradicionales, los inmigrantes, los turistas, los jóvenes visitantes, los gentries, etc. que se encuentran en esta calle. Cómo se distribuyen en el espacio y también en el tiempo haciendo uso de ella a similares o distintas horas y en similares o distintos espacios. Lo que se comprueba es que algunos colectivos habitan el mismo espacio publico sin encontrarse y cómo otros pueden establecer relaciones conflictivas, al tiempo que otros coexisten pacíficamente. El análisis del espacio publico es un termómetro del ritmo y calidad de la ciudad revelándose como uno de los más importantes en el análisis de lo urbano.
_

Posted by moon in blog, 0 comments
Del espacio público y su significado en la ciudad

Del espacio público y su significado en la ciudad

(Artículo originalmente publicado en http://ssociologos.com/)

Por Marta Domínguez Pérez

La ciudad no es solo un espacio físico, un conjunto de edificios, de estructuras, de sistemas, etc.; es un también un espacio relacional y así, cultural y simbólico. Consiguientemente la esencia de la ciudad es el encuentro entre los diversos y diferentes; las relaciones entre ellos para constituir órdenes nuevos y diferentes, dinámicos. Ordenes que surgen del encuentro y la interacción entre diferentes.

Además y desde otra perspectiva, puede decirse que la ciudad es por un lado un conjunto estructural de grandes estructuras y sistemas, lo supralocal; y que, por otro, estos sistemas se ven reflejados en el espacio de lo micro, de lo local. Así el espacio público es el espacio local donde se plasman y ven reflejadas esas macroestructuras que constituyen las ciudades. Como en la teoría de fractales, se reproduce en el nivel micro lo que aparece en el nivel macro.

Según estos dos supuestos, puede entenderse que el espacio público en la ciudad es el espacio de lo micro donde podemos ver reflejadas las estructuras macro, y no un espacio físico solamente sino un espacio público en el más amplio sentido de la palabra, un espacio político también. De este modo, para Bohigas, el espacio público es en definitiva, la ciudad (Bohigas 2004).  Es, en definitiva, un indicador de calidad urbana (Borja&Muxi 2000), una especie de termómetro de las ciudades y su salud.   Como señalan Borja y Muxi, el espacio público es el espacio de la representación, en el que la sociedad se hace visible, el espacio donde se materializan las relaciones sociales. Es el espacio de expresión colectiva, de la vida comunitaria, del encuentro y del intercambio cotidianos (Borja y Muxi 2000).  Así en la medida en que las ciudades estén segregadas en sus espacios, redes, sus relaciones, etc.  , el espacio público será más o menos rico y espacio de encuentro o desencuentro, aislamiento. Para Bellet Sanfeliu (2010), sería “el espacio de lo común, de la cultura y política común, espacio del interés general o donde se sucede y expresa (se hace público) aquello que debería interesar a todos.”

El espacio público es un “espacio de socialidad problemática donde deben coexistir todo un mundo de extraños” (Lofland 1973).  Sus características inherentes son así el encuentro y la multiplicidad de usos. (salcedo hansen 2002).  Por tanto, en la medida en que sean espacios donde no hay encuentro entre diferentes sino entre iguales, o no haya encuentro, o bien haya monofuncionalidad, esto es, no haya diversidad de usos; en esa medida, el espacio público será menos rico y la ciudad será menos ciudad.

Así el espacio público  tiende en principio y en esencia hacia la mezcla social, esto es, que hace de su uso un derecho ciudadano de primer orden, y debe garantizar en términos de igualdad, la apropiación por parte de diferentes colectivos sociales y culturales, de género y edad.  (Borja y Muxi 2000).  Todos tienen derecho al uso del espacio público, a su apropiación y presencia en él.  Y es que el derecho a éste es, en última instancia, el derecho a ejercer como ciudadano que tienen todos los que viven y que quieren vivir en las ciudades (Borja y Muxi 2000).  Por ello es un concepto ligado al de ciudadanía y derecho a la ciudad de Lefèbvre.  Es el principal espacio politico de la ciudad (Bellet Sanfeliu 2010).  Es en definitiva, el derecho a la centralidad accesible y simbólica, a sentirse orgullosos del lugar en el que se vive y a ser reconocidos por los otros, a la visibilidad y a la identidad, además el disponer de equipamientos y espacios públicos cercanos, es una condición de ciudadanía(Borja y Muxi 2000) que se hace posible desde la accesibilidad.  Puede decirse que todos tienen acceso a éste sin discriminación por razón de origen económico, social, género, edad, etnia, etc.

De este modo, las dinámicas privatizadoras del espacio público serían la negación de la ciudad por cuanto seleccionan a sus usuarios, a los ciudadanos que pueden tener acceso al mismo y discriminando entre los ciudadanos por razón de capacidad económica. Así, por ejemplo, cuando se habla de la implantación de terrazas en los espacios públicos “para animarlos”, “para dinamizarlos”, “para regenerarlos” no se está abriendo el uso del espacio público a todos los ciudadanos, sino entregándolos al uso de unos cuantos, los de mayor capacidad económica, excluyendo a los que “afean” con su presencia el disfrute de este espacio.  De manera similar, cuando se habilitan espacios públicos en determinadas áreas residenciales como los centros comerciales donde el acceso es dificultoso y privativo, en lugar de las tradicionales plazas públicas, estamos atendiendo a una lógica parecida.  También, los equipamientos o clubes de uso privado segregan a sus usuarios por su capacidad económica y así seleccionan a su público excluyendo a otros de su uso.  (Bellet Sanfeliu 2010).  Por último, es “el escenario de las manifestaciones del poder pero también de la expresión y manifestación ciudadana con muestras de apoyo o rechazo contra aquello que se establece o acontece. Espacio reivindicativo y de la manifestación pública por excelencia” (Bellet Sanfeliu 2010) por lo que todo intento de normativizarlo desde el poder (prohibir las manifestaciones, regular sus espacios ocupados,etc), restringe la potencialidad de la expresión libre de la ciudadanía y la estrangula.La ciudad dibuja sus espacios para permitirles su uso a unos cuantos excluyendo de ellos a otros.   De este modo, las dinámicas privatizadoras (Sennett, 1978; Arendt, 1993) y normativizadoras de la ciudad irían en contra de la consolidación y expansión del espacio público.

Consiguientemente, la ciudad, puede hacer del espacio público un lugar de encuentro para todos, de intercambio, ser la esencia de la ciudad; o bien, al seleccionar, puede hacer que el espacio publico sea el lugar de encuentro para algunos, no todos, excluyendo del mismo a sectores no deseables que se ven privados de encontrarse y por tanto de construir redes y relaciones entre ellos que podrían permitir la construcción de universos relacionales, culturales y simbólicos que permitan su emergencia.
_

Bibliografia de referencia
Arendt, H (1993), La condición humana, Ed. Paidós, Madrid
Bellet Sanfeliu, C. (2010)Reflexiones sobre el espacio publico. El caso de las ciudades intermedias.
Bohigas O (2004). Contra la incontinència urbana. Reconsideració moral de l’arquitectura i la ciutat. Barcelona: Diputació de Barcelona, 2004
Borja, J (2003), La ciudad conquistada, Madrid, Alianza Ensayo
Borja J  y Muxí Z(2000) El espacio público, ciudad y ciudadanía. Barcelona, 2000.
Lofland, L (1973), “A world of strangers. Order and action in urban public space, Prospect Heights (USA), Waveland Press
Sennett, R. (1972), The fall of public man, Norton Home. Traducción al castellano en Peninsula, 1978.
_

Posted by moon in blog, 0 comments