desigualdad

VUPACI: “Los olvidados de Madrid”

Dentro de la Comunidad de Madrid, el 46% de los hogares tienen dificultades para llegar a final de mes. Dato que supone casi un 50% de la población roza la desigualdad según datos del INE, e incluso un 34% de las familias no podrían hacer frente a gastos imprevistos. De ese total un 17% se encuentra en riesgo real de pobreza, y un 8% no podría tener recursos para afrontar el invierno.
(Articulo originalmente publicado en https://elpais.com)
Por: Juan José Mateo y Luca Costantini

 Ana, Carlos, Sara y Ryan tienen historias muy diferentes, pero en ellas hay elementos en común. Son todos vecinos del distrito de Vicálvaro, una zona donde la esperanza de vida media es dos años inferior a la de otros distritos del norte, como Barajas o Chamartín. Vicálvaro también tiene el mayor porcentaje de parados sin prestación social de la capital, y el relato de estos vecinos revela que las dificultades económicas marcan a fuego la calidad de su vida. El paro, los números rojos, la enfermedad, el hambre, la posibilidad de perder su hogar y el miedo al futuro alimentan sus preocupaciones.

“Hemos llegado a añadir agua a la leche para darle de comer a nuestros hijos”, lamentan Ryan y Sara, que tienen tres niños pequeños. Llegaron a Madrid desde Marruecos hace 16 años y vivieron un desahucio hace dos. Ahora residen en un piso protegido, pero con miedo a perderlo cada tres meses.

“En invierno llegamos a tener encendida la calefacción una vez a la semana. Solo un ratito, porque se dispara la factura”, tercia Carlos, que trabajó durante años en el sector de la seguridad, está en paro, y ahora vive con su madre.

“Sin trabajo tienes que ahorrar en todo: comprar menos frutas y menos carne, y las ayudas no son suficientes (para compensarlo)”, remata Ana. “Cada año mejoran las calles del distrito, pero tienen que mejorar la vida de las personas. ¿Qué me importa a mí si las aceras son más anchas o no?”, lamenta esta vecina de Vicálvaro “de toda la vida”, que vive con 500 euros al mes.

Todos tienen palabras duras para el Ayuntamiento de la capital y para el Gobierno de la Comunidad. Y todos prefieren usar nombres ficticios por miedo a las supuestas “represalias” de los servicios sociales. De ellos dependen para cobrar la renta mínima de inserción, una ayuda de entre 400 y 700 euros mensuales, en función del tamaño de la familia, de la que se benefician 25.859 personas. Ana dice que un error administrativo le costó no percibirla durante dos meses. Estuvo a punto de perder el piso, todo su presente y gran parte de su futuro. “¿Qué quieren, que vaya a robar?”, se pregunta.

Frontera geográfica y vital

Ese interrogante resume la desesperación de una parte de la población madrileña, a la que no ha llegado la bonanza de la que disfruta el resto. En 2017, la Comunidad registró el mejor PIB por habitante de España: 33.809 euros, una cifra 35,2% superior a la media, que fue de 24.999 euros. Madrid también está por debajo de la media nacional en casi todos los indicadores que alertan a los gestores sobre la pobreza y las dificultades de sus ciudadanos. Y en ninguna otra región de Europa se vive tanto tiempo (85,2 años, según Eurostat) como en esta.

Sin embargo, una frontera invisible recorre la Comunidad, separando a los ciudadanos. A veces es geográfica: el norte rico frente al sur pobre. En ocasiones es de infraestructuras, servicios e ingresos: dependiendo del barrio de la capital en el que uno viva, puede llegar a morirse hasta tres años antes que en las zonas mejor dotadas. Siempre es dramática: en una región boyante, que lidera la economía española y la inversión extranjera, se multiplican los proyectos vitales cancelados por la falta de recursos.

“En la capital, hay unas diferencias brutales. Y en la Comunidad de Madrid no tiene nada que ver el norte con el sur”, fotografía Eva López Simón, de UGT. “Es el nivel económico, el educativo, la alimentación, el estilo de vida saludable, la sanidad”, razona para explicar el 20,6% de tasa de riesgo de pobreza o exclusión que registra la región, donde el 21,4% de las personas no puede permitirse ir de vacaciones una vez al año y el 7% se ha retrasado en algún momento en el pago de la hipoteca o la cuota de la comunidad de vecinos. “Al final, es un tema económico y laboral: zona con mucho paro y zona con nivel económico más alto”.

“Los barrios del sur son bastante más vulnerables que los del norte”, coinciden sobre la capital los profesores Roberto Losada y Rubén Sánchez Medero, de la Universidad Carlos III, que analizan el desequilibrio territorial a través de la inteligencia artificial. “Los factores más determinantes son la renta media del hogar y la tasa media de paro entre los mayores de 45 años”.

La Comunidad y el Ayuntamiento

Para combatir esas desigualdades, la Comunidad ha incrementado el presupuesto de políticas sociales un 26% en lo que va de legislatura, alcanzando los 1.729 millones. La Administración destina 120 millones a becas y ayudas al estudio; más de 33 a convenios con las entidades locales que se encargan de la atención social primaria; y otros 30 a financiar proyectos de acogida e integración de 151.117 personas en situaciones de vulnerabilidad.

“El Gobierno de la Comunidad combate la pobreza y la exclusión social promoviendo las condiciones económicas necesarias para que se generen más oportunidades de trabajo; protegiendo el acceso y la calidad de los servicios públicos esenciales, la educación y la sanidad; y estableciendo mecanismos de protección social”, argumenta un portavoz regional, que recuerda que el Ejecutivo de Ángel Garrido ha entregado 2.400 viviendas sociales en lo que va de legislatura, que ha impulsado un bono social para rebajar el recibo del agua a quienes cobren una pensión de viudedad inferior a los 1.000 euros, y que ha promovido un programa de reducción de rentas de alquiler social del que se benefician 8.000 familias al año.

El Ayuntamiento de Madrid, por su parte, asegura que durante este mandato ha presupuestado un 24% más de fondos para los distritos vulnerables que hace cuatro años, aunque la oposición habla de baja ejecución del gasto. Asimismo, el equipo de Manuela Carmena subraya la puesta en marcha de políticas de reequilibrio territorial y los nuevos programas de cuidado, como la creación de los equipos de actuación distrital, que se consolidarán: “Tenemos en Usera, Villaverde, Carabanchel, Latina, Vicálvaro, Moratalaz, Retiro, Ciudad Lineal, Barajas y San Blas- Canillejas, y en Vallecas tienen el Vallecas Labora. Reforzaremos la presencia en estos distritos vulnerables”, explican fuentes municipales.

Detrás de esos fríos datos hay personas. Hombres, mujeres, niños. Familias que dependen de la pensión de los abuelos para subsistir. Gente que no podría salir adelante sin las ayudas de la Administración. Afectados por la desigualdad con nombres y apellidos, como Julio.

“Hoy tenía que estar haciendo un curso como carretillero, de mozo de almacén. No pude ir porque no tengo dinero para coger el autobús”, cuenta este dominicano afincado en España desde hace más de un decenio. “No tengo con qué comprar el bono, mucho menos los 4 euros diarios que tenía que gastar durante un mes y medio para ir”, añade este peluquero residente en la capital. “Estamos viviendo mis dos hermanas, una sobrina y yo apeñaditos, porque el piso tiene dos habitaciones y hay que alquilar una” cuenta. “Hace mucho tiempo que no veo un filete. Y del pescado, la cabeza. Como arrocito. Alubia pinta. Cosas baratas de marca blanca para que rindan los cinco euros que podemos gastarnos. Lo importante es no dejarse morir de hambre”.


UN ALGORITMO PARA DETECTAR LA VULNERABILIDAD DE LOS BARRIOS

La vulnerabilidad de los barrios es algo que se puede medir de manera objetiva. De ello están convencidos los profesores Roberto Losada y Rubén Sánchez Medero, del departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Carlos III de Madrid, que han elaborado, gracias a expertos en Inteligencia Artificial del centro académico, un algoritmo para actualizar en tiempo real la situación económico y social de los barrios de la capital. Su trabajo se dirige al Ayuntamiento de la capital, con el que han firmado un contrato para el proyecto. “Su finalidad es igualar el desarrollo, para que la diferencia entre el peor y el mejor barrio sea la menor posible”, resumen en conversación con EL PAÍS.

El algoritmo combina las opiniones de varios expertos del sector (en el marco del llamado proceso de análisis jerárquico). De esta manera, espera lograr el mayor consenso posible sobre el cálculo de la desigualdad. Para ello usan indicadores como la renta media del hogar, la tasa media de paro, el crecimiento demográfico y la educación, entre otros. Estos “indicadores del grado de vulnerabilidad de los barrios” se actualizan automáticamente a través de los datos que posee el Consistorio capitalino.

Así, el sistema ordena en un listado en continua actualización cuáles son las zonas de Madrid que más sufren, y las que menos. Los barrios de San Diego, Entrevías, Numancia, Portazgo (Vallecas) y San Cristóbal (Villaverde) son, según el último muestreo, los peor parados de la capital. Los más desarrollados se encuentran en Moncloa-Aravaca, Chamartín y Salamanca. Aunque el algoritmo permite saber si hay zonas que empeoran sus condiciones. La Guindalera, por ejemplo, en el distrito de Salamanca, tiene niveles de vulnerabilidad mayores que los barrios colindantes.

Gracias a este análisis, el Ayuntamiento tiene un instrumento para comprender dónde invertir y en qué medida. El afán de los investigadores de la Carlos III es que esas inversiones municipales se moldeen sobre su ranking de vulnerabilidad. En 2017, tras firmar el acuerdo con esta Universidad, el Consistorio anunció la puesta en marcha de 74 millones de euros para reequilibrar el territorio. Una cifra cuestionada por la oposición, que alerta de la baja ejecución de dicho gasto.

El gobierno de Manuela Carmena,  no obstante, relanza. Fuentes municipales señalan que para 2018 el 63% del importe del Fondo de Reequilibrio Territorial se destinarán a actuaciones a desarrollar los ocho distritos considerados más vulnerables: Latina, Carabanchel, Usera, Puente de Vallecas, Villaverde, Villa de Vallecas, Vicálvaro y San Blas.

La importancia de estos distritos es también electoral. A pocos meses de las elecciones municipales de mayo, mucho se jugará en esos distritos. Se trata de zonas muy pobladas de Madrid, que en los últimos tres comicios decantaron su voto hacia el partido que luego ganó las elecciones. Así fue en las dos victorias de Alberto Ruiz-Gallardón, cuya formación, el PP, logró en esos barrios muy buenos resultados. Y en 2015, Ahora Madrid arrasó literalmente, haciendo suyo cada uno de los ocho distritos del sur más vulnerables. Confirmar esos datos en 2019 será clave para que Carmena revalide la alcaldía.

Dejamos el enlace directo al artículo en el siguiente link:

Desigualdad: los olvidados

 

Posted by moon in blog, 0 comments
VUPACI y la discriminación hacia el colectivo de personas mayores

VUPACI y la discriminación hacia el colectivo de personas mayores

La inteligencia artificial discrimina a las personas mayores

Un artículo EFEFUTURO MADRID

(Artículo originalmente publicado en: https://www.efefuturo.com)

“Los algoritmos suelen caer en decisiones discriminatorias y en invisibilizar colectivos”, han alertado las investigadoras de la Universidad Oberta de Catalunya (UOC) Andrea Rosales y Mireia Fernández-Ardèvol, expertas ambas en personas mayores y TIC.

Según estas expertas, mientras que la discriminación por sexo, raza u orientación sexual está ampliamente documentada, la discriminación por edad (edadismo) no recibe la misma atención.

“En muchos estudios no hay un control suficiente de la demografía de la muestra, se aplican ideas estereotipadas sobre el uso de las TIC en algunos colectivos, como en el caso de los ancianos, o hay limitaciones técnicas en los sistemas de medida que analizan variables”, ha enumerado Fernández-Ardèvol.

<p>En la imagen, un anciano escribe en el teclado de su ordenador. EFE/NACHO GALLEGO</p>

¿Sistemas inteligentes?

Entre los ejemplos de discriminación están las plataformas digitales, por ejemplo Facebook, donde, aunque ahora ya se ha corregido, al principio los usuarios no podían declarar una edad de más de 80 años.

“Los diseñadores pensaron simplemente que una persona tan mayor nunca estaría interesada en usarla”, ha indicado Fernández-Ardèvol, que es codirectora del grupo de investigación Communication Networks & Social Change (CNSC) del Internet Interdisciplinary Institute (IN3) de la UOC.

La publicidad online tampoco se suele ajustar a las necesidades de un usuario mayor ya que “cuando una persona se registra en una plataforma digital y no ha declarado el sexo o la edad previamente, los algoritmos acaban eligiendo y mostrando un tipo de publicidad desacertada”, según el estudio.

“Muchas veces las predicciones de edad que hacen los sistemas inteligentes para adaptar los anuncios al usuario son erróneas, y puede pasar, por ejemplo, que una persona de 50 años le aparezca publicidad sobre pruebas de embarazo dirigida a personas de 30 años. Probablemente, esta publicidad no es relevante para esta persona e, incluso, puede ser molesta”, ha advertido Rosales.

La invisibilización de este colectivo también se produce en las ‘start-ups’ y en empresas de innovación digital, que basan sus servicios en la Inteligencia Artificial.

 

Acceso al artículo completo:

La inteligencia artificial discrimina a las personas mayores

Posted by moon in blog, 0 comments
VUPACI – el sur de Madrid y la resiliencia social, la capacidad de organización y crear redes de apoyo social.

VUPACI – el sur de Madrid y la resiliencia social, la capacidad de organización y crear redes de apoyo social.

Asamblea por los Barrios del Sur

un río de propuestas por un plan estratégico para el sur de la ciudad de Madrid

El pasado Sábado 16 de Junio, tuvo lugar la asamblea por los barrios del sur, donde las entidades y los ciudadanos participantes se reunión comprometidos con estos barrios, concretamente con los correspondientes a los distritos de Puente de Vallecas, Usera, Villaverde y Villa de Vallecas. Se constituyeron como un colectivo civil de acción política, en donde se apoyaban en un estudio diagnostico de la situación social, económica, demográfica y urbanística para pronunciar la desigualdad que mantienen con respecto a otros barrios de madrid.

Para ver el diptico de información, pulse para descargarlo:

Asamblea por los barrios del sur

 


Algunos enlaces a noticias sobre este tema:

El Sur se une contra la desigualdad

Un articulo de MDO

(Artículo originalmente publicado en: https://www.madridiario.es)

La desigualdad, en datos

Las asociaciones han elaborado un informe donde quedan reflejados los preocupantes datos que distinguen el sur del norte. Los mayores niveles de empobrecimiento de la ciudad se sitúan en Usera, Puente de Vallecas y Villaverde. Mientras que la renta media anual en Madrid está en 40.440 euros, en Usera cae a los 24.059 euros y en Vallecas a 23.405, poco más de la mitad de la media municipal.

Las pensiones también son otra variable analizada, y es que mientras que la media en Madrid está en 858,8 euros, en Usera los pensionistas cobran 700,5 y en Vallecas tan solo 671 euros mensuales.

Desde la Asamblea, reclaman un Proyecto de Sur que “contemple y dote de elementos de recomposición territorial en tres dimensiones: la necesidad de un Plan Estratégico, la revisión de estructuras y la revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid“.

Acceso al enlace:

El Sur se une contra la desigualdad

 

El Detroit madrileño alza su voz para demandar un “plan estratégico de los barrios del Sur”

Un artículo de FRAVM

(Artículo originalmente publicado en: https://aavvmadrid.org)

Las dos últimas crisis económicas no han hecho otra cosa que ensanchar la profunda fractura histórica entre el llamado cinturón obrero de la capital y los distritos del centro y el norte de la ciudad. En Villaverde, Usera, Carabanchel, San Blas, Vicálvaro, Puente y Villa de Vallecas el desmantelamiento industrial y el goteo incesante de cierres de empresas ha generado no solo la pérdida de miles de puestos de trabajo sino también de cualquier expectativa de futuro. Para hacer frente a esta grave situación, 23 colectivos vecinales se han unido en la llamada Asamblea por los Barrios del Sur, que el sábado 16 de junio se dará a conocer en unas jornadas de debate en la Caja Mágica en la que pretende recoger propuestas para mejorar esta castigada zona de la capital.

Acceso al enlace:

El Detroit madrileño

Acceso al Documentos:

POR EL REEQUILIBRIO TERRITORIAL EN LOS DISTRITOS DEL SUR MADRILEÑO

Posted by moon in blog, 0 comments
VUPACI: ¿Están los niños en situación de vulnerabilidad?

VUPACI: ¿Están los niños en situación de vulnerabilidad?

España vuelve a ser protagonista dentro del conjunto europeo, no solo en la tendencia de la pobreza infantil sino también en la juvenil. Lo más llamativo de este ranking es que a pesar de que éramos uno de los países con niveles más bajos que los países vecinos, hemos alcanzado uno de los niveles más altos. Actualmente las palabras pobreza y exclusión están a la orden del día, pero no solo porque afecte a los grupos de edad más jóvenes, sino que también repercute al resto, como la tercera edad.

Un artículo de Irene Lebrusán Murillo

(Artículo originalmente publicado en:http://agendapublica.elperiodico.com)

 

UN SISTEMA PROTECTOR DESIGUAL: POBREZA COMPARADA EN MAYORES Y NIÑOS

 

Hace unos días EAPN España constataba que más de 123 millones de personas viven en riesgo de pobreza o exclusión en Europa. Lo elevado de las cifras y su terrible significado me hicieron recordar a un profesor de psicología social que nos contaba que cuando el riesgo, y especialmente la cantidad de afectados, resultaban muy elevados, las personas tendían a minimizar su importancia, no asumiéndolo como real. Y más aún, imagino, cuando sucede en  “ese ente” que es Europa.

Pero si Europa parece lejana, o las cifras hacen que se pierda el sentido y que no parezca “real”, concretemos esta cuestión en España, donde 1 de cada 3 personas vive en riesgo de exclusión o pobreza. Estas proporciones ponen de manifiesto que el sistema de bienestar (o sistemas) no disponen de mecanismos suficientes para proteger y garantizar la calidad de vida de sus ciudadanos, ni en España ni en Europa.

Recuerdo también un artículo, publicado hace algunos años por Eurostat, que señalaba que “la forma más efectiva de salir de la pobreza es a través del mercado laboral”. Y así, con esa afirmación, exculpatoria de las negligencias de los sistemas de protección, se quedaban tan anchos. Parecían no contemplar siquiera la realidad de determinados grupos de población que quedan, por motivos diversos, excluidos del mercado laboral. Incluso sin discutir sobre cuestiones relativas a la desigualdad social y de oportunidades, ¿qué sucede con aquellos que no pueden trabajar por motivos de edad?

Esta cuestión y el reparto de la pobreza entre los grupos de edad que quedan fuera del “supuesto amparo” del mercado laboral son los objetos centrales de un trabajo de Juan J. Fernández para el Observatorio de la Caixa. Concretamente, el autor compara la situación de pobreza entre aquellos que ya han dejado el mercado laboral (vejez) y quienes aún no han entrado en el mismo (niños y jóvenes que aun queriendo, no consiguen comenzar su carrera laboral).

Fernández examina la equidad de la protección social de estos grupos dependientes económicamente y cómo ha evolucionado su pobreza comparada. Su análisis señala que, mientras que los mayores encuentran amparo bajo el sistema redistributivo, aumenta la desprotección de los grupos de la base de la pirámide. Esto habría generado no solo una diferenciación intergeneracional, sino que confirmaría para España la realidad que señalaban Unicef o autores como Portillo para países muy lejanos de la Unión Europea, en la que la mayoría de los niños son pobres y la mayoría de los pobres son niños.


Extraído de Fernández (2017).


Ciertamente, el sistema de protección social no está diseñado para proteger a todos los grupos etarios de la misma manera. El inicio de la protección social en España fue lento, costoso y se centró en la pobreza que en ese momento resultaba más persistente: la de la vejez.

La lentitud del sistema de protección para implementar políticas de redistribución adecuadas vuelve a manifestarse en la actualidad, cuando son otros grupos los que están en riesgo. El sistema no es capaz de adecuarse al cambio de signo económico que ya antes de la crisis se manifestaba, y se muestra carente de políticas eficaces o formas de intervención que palien la pobreza infantil y juvenil.

Los avances (conseguidos no hace tanto) en la protección de la vejez contrastan así con la inexistencia de mecanismos que aseguren unos mínimos de calidad de vida en otras edades. Esto implica, por tanto, una quiebra del principio de justicia intergeneracional, según el que los distintos grupos de edad deben gozar de niveles similares de bienestar.

Este incumplimiento no se produce solo en España, sino que los vecinos europeos también registran una preocupante desprotección de las edades más jóvenes.


Extraído de Fernández (2016).


Aun así, España vuelve a destacar negativamente en el conjunto europeo: no solo la tendencia en la pobreza juvenil e infantil es ascendente (como en Francia o Grecia), sino que, comparativamente, registramos los aumentos más elevados en ambos ratios. Lo preocupante en España no es la propia desigualdad entre las edades, sino el rápido aumento de la misma, y específicamente el pico que se contempla tras 2011, presumiblemente cuando las prestaciones por desempleo finalizan o caen a mínimos para muchas familias. Lo escandaloso de todo esto es que, partiendo de unos niveles muchos más bajos que sus vecinos, al final de la serie España alcanza los niveles más elevados. Tampoco consigue remontar realmente en los años más recientes.

Pero hay que leer más allá cuando hablamos de una exclusión que se ceba en la base de la pirámide. Cuando hablamos de la pobreza en estas edades estamos señalando dos cosas. Por un lado, ni el mercado laboral funciona para los más jóvenes (ya, ya, no es para los únicos para los que falla), ni el sistema de protección dispone alternativas redistributivas que palien el impacto que esto tiene. Y por otro, pone de relieve que carecemos de políticas familiares con las que enfrentar esta situación, o siquiera de un sistema de cobertura específico para proteger a la infancia de la exclusión social.

Pero que no nos confundan estos datos. La mayor pobreza y exclusión de los niños y jóvenes no implica riqueza en la tercera edad, ni siquiera que no exista exclusión social entre los mayores de 65 años, y especialmente entre los (y sobre todo las) más mayores dentro del grupo de la vejez. Lo que los datos ponen de manifiesto es la ineficacia del sistema de bienestar para proteger a las familias, a las que no proporciona los mecanismos suficientes para cubrir las necesidades de los más jóvenes. 

En cualquier caso, tanto España como Europa muestran sin duda un panorama de futuro nada apetecible. Este es otro aspecto sobre el que es necesario reflexionar: esos jóvenes, que hoy se enfrentan a difíciles comienzos de sus carreras laborales, se harán viejos algún día y su derecho a la protección dependerá de sus historiales de cotización. Entonces será cuando realmente podamos comprobar el daño que ha hecho la crisis y el funcionamiento de un sistema de protección que, aunque hoy protege en mayor medida a los mayores, plantea recortes. Esperemos que la mejora de los ratios en el futuro se produzca por un aumento de protección a los niños y jóvenes, y no debido a recortes sobre los futuros viejos.

Artículo realizado con la colaboración del Observatorio Social de “la Caixa”

Dejamos el enlace directo al artículo en el siguiente link:
Posted by moon in blog, Sin categoría, 0 comments
La ciudad segregada. Video de Jesús Leal

La ciudad segregada. Video de Jesús Leal

Jesús Leal, catedrático de Sociología Urbana en la UCM, explica el concepto y las dinámicas de segregación residencial en las ciudades contemporáneas, con especial énfasis en la ciudad de Madrid. Se trata del primer vídeo del Proyecto de Innovación Educativa EVOCAR, dirigido por Margarita Barañano en colaboración con diferentes profesionales del ámbito de la sociología urbana y financiado tanto por la UCM como por el programa de actividades VUPACI (financiado por la Comunidad de Madrid y el Fondo Social Europeo).

 

Posted by moon in blog, Sin categoría, 0 comments