El mundo que conocemos cambia a una velocidad vertiginosa y los efectos de la crisis económica de 2008 no han hecho más que generar una mayor desigualdad en nuestras sociedades. En este contexto de desigualdad social y segregación residencial en la Comunidad de Madrid, se producen procesos de vulnerabilidad social que terminan por definir espacios que han visto cómo empeoran sus condiciones en la última década; lo que termina por producir una fragmentación de las áreas urbanas con el desarrollo de procesos diferenciados de vulnerabilidad que son más o menos graves en función del impacto de las políticas públicas y los procesos de movilización social.


El objetivo de este proyecto reside en la identificación de este tipo de espacios urbanos en la CM y el análisis de aquellos modelos de resiliencia en aquellos barrios que han sufrido una degradación en sus condiciones de vida, identificando acciones y estrategias de lucha por la recuperación y/o revitalización de sus barrios. En estos espacios, se configuran nuevas prácticas, discursos y representaciones sobre los barrios vulnerables, al tiempo que estos se transforman, identificándose bien como espacios de refugio y apoyo, como espacios de resistencia, como sede central de las luchas de sus vecinos por la mejora social o bien como espacios de reforzamiento de la desigualdad y la exclusión social.